Mi blog personal sobre investigación y divulgación
Inversión térmica. ¿Por qué hace más calor a más altura?
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter0Share on Facebook15Share on Google+0Email this to someone

Hace unas semanas una compañera de trabajo (¡¡hola Amaia!! 🙂 ) me preguntaba si podía ser verdad que hiciera más calor en La Laguna que en Santa Cruz. Como lo más probable es que no conozcas Tenerife, te diré que San Cristóbal de La Laguna es la segunda ciudad en número de habitantes de esta isla, con su centro a 550 m de altura sobre el nivel del mar, mientras que Santa Cruz de Tenerife es la capital, con su centro situado a nivel del mar. Estábamos inmersos en uno de esos episodios de calima, aumento de temperatura respecto a días anteriores, y ambiente más caluroso en medianías que a nivel del mar. ¿Cómo podía ocurrir eso, si todos sabemos que la temperatura desciende con la altura?

El gradiente térmico en la capa de la atmósfera conocida como troposfera es de -6.5ºC por kilómetro. Esto significa que, a medida que subimos en altura, por cada kilómetro que ascendemos la temperatura disminuye en 6.5ºC. Si estuvieras ascendiendo por una montaña, esto significa que la temperatura bajaría 1ºC con cada 154 m de ascenso. Claro, esto es una simplificación, porque en realidad este gradiente térmico se puede ver afectado por la orografía o por la latitud en la que te encuentres. No es lo mismo el gradiente térmico en una zona próxima al ecuador que en una zona alejada de este. El valor de -1ºC por cada 154 m de altura es el ideal para zonas templadas. Si el gradiente térmico siempre se comportara así, como un valor inversamente proporcional a la altura, sería imposible que en La Laguna pueda hacer más calor que en Santa Cruz. Sin embargo, hay un fenómeno físico que hace que sea posible, y se llama inversión térmica. Es un tema complejo, pero voy a tratar de simplificar lo más posible.

La inversión térmica ocurre por el movimiento del aire debido a diferencias de temperatura. Todos tenemos en mente que el aire caliente se eleva (en realidad se expande) y el aire frío desciende porque es más denso. Ese es, por ejemplo, el mecanismo que permite que un globo aerostático se eleve. Pues bien, por el día el aire cerca de la superficie se calienta (por la acción de la radiación solar, por el efecto del tráfico…), con lo cual se eleva, y llega hasta una altura a partir de la cual ya no puede seguir ascendiendo. Al haber ascendido este aire caliente, deja un espacio libre a nivel de superficie que es ocupado por aire más frío. Ese aire más frío, como hemos recordado antes, es más denso, más pesado, y como antes ya subió el aire más caliente hasta una altura a partir de la cual no puede subir más, el aire más frío se ve limitado en su ascenso. Es decir, el aire más caliente establece el límite, un tope a cierta altura, que es justo la altura de la inversión térmica.

radiosondeo

Diagrama Skew-T. Radiosondeo en Güimar, Tenerife. Fuente: University of Wyoming

Si lo piensas detenidamente, esto significa que en un determinado momento la temperatura puede descender, como lo haría siguiendo el gradiente térmico ideal, a medida que aumenta la altura, pero de repente puede comenzar a aumentar con la altura hasta llegar a una altura límite a partir de la que la temperatura vuelve a descender. Si la capa de inversión térmica está por encima de Santa Cruz y pilla a La Laguna, ya lo tienes, más calor en la ciudad a más altura.

inversión térmica

Fuente: Wikipedia

La inversión térmica tiene muchas implicaciones en la contaminación, tanto natural como antropogénica. Por ejemplo, puede actuar como una tapa, dejando concentrada a la contaminación bajo la capa de inversión, de manera que afecte a la población próxima a la superficie. También está relacionada con la formación del mar de nubes. Pero este ya es otro tema que quizás pueda tratar en un futuro post. De momento, espero haber podido responder a la duda de Amaia. 😉

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter0Share on Facebook15Share on Google+0Email this to someone

About

Soy profesora e investigadora. Me gusta la divulgación científica, la música, leer, la programación, la tecnología, el running, la gente amable, sencilla y con buen humor. Siempre aprendiendo algo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *