Mi blog personal sobre investigación y divulgación
Category Archives: Divulgación
La otra curva del coronavirus



Desgraciadamente estamos viviendo una situación sin precedentes por la crisis del coronavirus Covid-19, situación que se ve reflejada en la cantidad de búsquedas que los usuarios de Google hemos hecho sobre este tema. Estas son las otras (más amables, desde luego) curvas del coronavirus: las series temporales que muestran cómo evoluciona el interés, en escala de 0 a 100, de las búsquedas del término «coronavirus» en el principal buscador de internet. Son datos extraídos de Google Trends.

Búsquedas de la palabra «coronavirus» a nivel mundial
Búsquedas de la palabra «coronavirus» en España.
Búsquedas de imágenes sobre el coronavirus, a nivel mundial.
Búsqueda de noticias sobre el coronavirus, a nivel mundial.
Búsqueda de la palabra «coronavirus» en Google Shopping, a nivel mundial.

Como puede apreciarse, hay varios picos muy identificables en fechas de esta crisis sanitaria por el Covid-19, entre el 26 de enero y el 1 de febrero, del 23 al 29 de febrero, y el pico más alto entre el 15 y el 21 de marzo, todos de 2020. Si miramos las búsquedas en web del término «coronavirus» solo atendiendo a las realizadas desde España, las fechas del máximo de búsquedas se desplazan respecto a las que encontramos en la totalidad del mundo, ocurriendo este máximo de búsquedas en España entre el 8 y el 14 de marzo de 2020, cuando la crisis comienza a tomar más importancia en este país.

Ojalá la curva más importante, la de contagios y fallecimientos, descienda mucho más rápido que estas aquí mostradas. Ánimo a todos, que ya queda un día menos de confinamiento.


Estrellas y nubes

Nubes y cielo estrellado no es una combinación apetecible para los que somos aficionados a la astronomía. Sin embargo, el 30 de noviembre de 2019 enfoqué a una zona nublada del cielo y capté estas fotografías que estén entre mis favoritas de entre todas las que he hecho. Todas están hechas apuntando a la misma zona del cielo, usando diferentes settings en cuanto a ISO y tiempo de exposición.

¿Has visto el rastro del avión en la segunda imagen?




Mi última astrofoto afocal

Hace bastante tiempo que no escribo en el blog y, entre otras cosas, tenía pendiente compartir algunas astrofotografías que he hecho durante el último otoño e invierno con mi modesto equipo. Después de experimentar con la fotografía afocal, de la que ya he mostrado algunos resultados en el blog, me he pasado definitivamente a la fotografía a foco primario. Pero antes de comenzar a mostrar mis primeras astrofotos a foco primario, enseñaré aquí la última que hice con la técnica afocal, es decir, captando la imagen a través de una cámara compacta tras el ocular. En este caso, se trata del cúmulo globular M15. La imagen es del 2 de noviembre de 2019.

Cúmulo globular M15

Esta imagen es la suma de 7 imágenes individuales captadas con una cámara compacta Sony tras el ocular de mi pequeño telescopio Skywatcher Maksutov-Cassegrain de solo 102 mm de apertura y una distancia focal muy larga, 1300 mm. El tiempo de exposición total es solo 105 segundos. Se supone que con este telescopio, en un lugar con tanta contaminación lumínica como en el que yo observo, y haciendo la fotografía con técnica afocal y cámara no DSLR, no debería poder observar mucho de cielo profundo, pero ahí está, M15. No es que se vea perfecto pero se distingue perfectamente. Es un cúmulo globular que está a nada más y nada menos que 32600 años luz de distancia a nosotros.

De regalo, una fotografía de la luna hecha con la misma técnica el mismo día 2 de noviembre de 2019. La fase lunar era propicia para poder observar bien algunos cráteres, ya que se proyectaban sombras que dan cierta sensación de efecto 3D.

Luna con técnica afocal

A partir de ahora espero mostrar imágenes mejores, aunque no muy espectaculares dadas las características de mi equipo, ya hechas a foco primario. Sirva esta última fotografía con la técnica afocal como muestra de que con muy poco equipo se pueden conseguir hacer astrofotografías curiosas.


Medidor de calidad del aire de bajo coste

Hoy en día existe la posibilidad de que cualquier de nosotros pueda medir la calidad del aire, dentro o fuera de casa, con dispositivos de medida de bajo coste. Algunos de estos dispositivos son comercializados por algunas marcas, como por ejemplo el popular Air Purple, pero también puedes fabricarlos tú mismo por muy poco dinero. Además, el montaje electrónico y programación es muy fácil. No le vas a poder pedir a estos medidores de concentración de partículas en el aire la misma precisión que a uno de los que se usan en observatorios meteorológicos, que cuestan miles de euros, pero para algunas aplicaciones deberían tener una precisión suficiente.

En la Universidad Europea de Canarias estamos investigando sobre sensores de calidad del aire low-cost, haciendo comparativas entre varios modelos y marcas, que además vamos a comparar con instrumentos más precisos en un observatorio meteorológico. Mientras tanto, para ir probando esta tecnología en un entorno doméstico, yo he fabricado un medidor de concentración de partículas para mi casa siguiendo las instrucciones de luftdaten.info. Luftdaten es un proyecto de ciencia ciudadana nacido en Alemania y que ya se ha extendido a muchísimos países, incluso más allá de Europa. La web de Luftdaten están principalmente en alemán, con algunas partes traducidas a otros idiomas, pero no contiene información en español. Es por ello que he querido explicar en mi blog cómo se hace un medidor de calidad del aire como el propuesto en Lufdaten.

Lo primero será conseguir las piezas. Algunas de las piezas electrónica las puedes conseguir en cualquier comercio local que venda componentes electrónicos, especialmente si trabajan con proyectos Arduino. Yo las copré todas a través de Alliexpress. Necesitamos lo siguiente:

  • 1 sensor de calidad del aire SDS011. Este es un sensor que medirá la concentración de partículas PM10 y PM2.5 (partículas con diámetro inferior a 10 y 2.5 micras respectivamente). Precio = algo menos de 15 €
  • 1 unidad CPU/LAN NodeMCU ESP8266. Esta es una pequeña placa que contiene la memoria flash en la que vas a grabar el software necesario para tu medidor de calidad del aire, y además se encarga de transmitir la información vía WiFi. Precio = entorno a 1,5 €
  • 4 cables de los que se usan para proyectos con placas Arduino. Precio = un conjunto de 10 cables te puede costar alrededor de 0,15 €
  • 1 trozo de tubo flexible de diámetro 6 mm. Precio = como máximo usarás 10 cm de tubo que puedes encontrar en cualquier ferretería. Debe costar muy pocos céntimos de euro.
  • 1 cable micro USB. Precio = depende de la calidad y la longitud, pero estimo que alrededor de 1,5 €
  • 1 fuente de alimentación USB o una batería powerbank. En la web de Luftdaten proponen enchufar el medidor a una toma de corriente a través de una fuente de alimentación USB. Precio = alrededor de 7 €, aunque estoy segura de que tienes alguna fuente de alimentación USB de sobra en casa, por ejemplo, de un móvil que ya no uses. Mi propuesta es usar una batería powerbank de 20000 mAh con panel solar. Precio = puedes conseguir una de buena calidad a partir de unos 25 €
  • (opcional) Si quieres incorporar un sensor de humedad y temperatura, debes comprar 1 sensor DHT22 y 3 cables más. Precio = unos 0,5 €

Con todo esto, suponiendo que alimentaremos el medidor de calidad del aire con una batería que permite su carga a través de un panel solar, y que además incorporamos medidas de temperatura y humedad, el montaje saldría por unos 45 €.

En el listado anterior no he incorporado la carcasa en la que irá montado y protegido todo el montaje. En Luftdaten proponen usar dos trozos de tubo de PVC del tipo Marley HT-Bogen como este. Yo propongo que uses cualquier tipo de cajita que tengas en casa y te pueda servir, o incluso que imprimas una a medida con impresora 3D.

Pues vamos ahora manos a la obra. Lo primero que hice fue importar en la placa CPU/WiFI el firmware necesario para nuestro medidor. Para ello, debes conectar por USB la placa a tu ordenador e instalar los drivers de la placa. Para la versión 3 de la placa tienes los drivers para Windows aquí, para Mac OS aquí y para Linux no vas a necesitar instalar drivers. Si usas Mac, vas a necesitar reiniciar el equipo una vez instales los drivers. Abre la carpeta CH341SER y haz doble click en SETUP.

Una vez instalados los drivers, baja el instalador del firmware (Windows 64-bit aquí, aquí la versión para Mac OS, y aquí la de Linux 64-bit). Debes tener también la última versión del firwmare, que puedes encontrarla aquí: https://www.madavi.de/sensor/update/data/latest.bin. A continuación ejecuta el instalador del firmware, selecciona el puerto COM en el que tu ordenador haya detectado la placa NodeMCU, ve a la pestaña Config y ahí selecciona el fichero latest.bin que bajaste antes. En la pestaña Advanced selecciona Baudrate de 115200, Flas size de 4MByte, Flash speed de 40MHz y SPI Mode DIO. Ahora haz click en el botón Flash y espera a que la barra de progresión llegue hasta el final. Ya está, ya tienes programada la placa.

Ahora vamos a conectar todos los elementos electrónicos. El esquema (incluyendo las conexiones del sensor DHT22, que es opcional), es este:

Imagen original en https://luftdaten.info/feinstaubsensor-bauen/

Como ves, es muy sencillo. Son solo 4 conexiones si no usas el sensor DHT22, y 3 más si lo usas.

A continuación te muestro una foto de mi dispositivo en esta primera fase.

Sensor calidad del aire SDS011 y CPU/WiFi

De momento yo no le he conectado un sensor DHT22 para medir temperatura y humedad, así que el siguiente paso fue conectar el tubito flexible de 6mm de diámetro a la entrada del sensor SDS11. Tras hacer eso, quedaba buscar una caja donde pudiera alojar todo el montaje. Como verás en la siguiente imagen, yo lo que hice fue aprovechar una caja de bombones Ferrero Rocher que tenía guardada en casa, a la que hice unos pequeños agujeros para permitir la salida del tubo, así como para permitir entrada de aire para refrigeración del montaje, y una pequeña hendidura para poder pasar el cable USB y poder cerrar la tapa de la caja. Estos agujeros los hice simplemente calentando un tornillo grande y aplicándolo sobre el plástico hasta que se derritiera lo necesario. En esta imagen todavía no había hecho la pequeña hendidura para pasar el cable, y además lo tenía todo alimentado con una batería powerank que, como ya verás, no es la que terminé utilizando.

He probado con varias baterías de tipo powerbank para alimentar mi medidor de calidad del aire. En la foto de arriba puedes ver una de poco más de 2000 mAh, con la que solo obtuve una hora y media de alimentación. En la siguiente figura verás ya todo el montaje completo, con una batería de supuestamente 20000 mAh que además tiene la posibilidad de irse cargando poco a poco con una placa solar. Digo «supuestamente» porque la alimentación no se mantuvo con esta batería durante los aproximadamente 5 días que debería hacerlo.

Finalmente encontré una batería que sí es realmente de 20000 mAh, más grande en dimensiones que esta que has visto en la anterior foto, y la coloqué igualmente sobre la caja, cerrada y asegurada con dos elásticos gruesos.

Ahora hay que configurar el sensor. Para ello, desde tu teléfono móvil, busca una nueva red WiFi creada por la placa CPU/WiFi y anota el número ID que contiene su nombre, porque lo vas a necesitar luego. Conéctate a esa nueva red WiFi y abre tu navegador en la direeción http://192.168.4.1. En la pantalla que se te abrirá, haz click en Konfiguration. A partir de ahí puedes indicar los datos de tu red WiFi en casa (nombre y password) y pulsar el último botón para guardar. Tras esto, yo tuve que buscar en la configuración de mi router cuál era la IP que le asignó a mi medidor de calidad del aire, que no era la anteriormente citada. Cuando la sepas, siempre que te conectes a http://tuip (sustituye «tuip» por el número que le haya asignado tu router) verás otra vez una pantalla que te lleva a la configuración pero también a los datos en tiempo real que está obteniendo tu medidor.

Mi medidor lo coloqué por fuera de una ventana que da a la calle, de manera segura para evitar que caiga.

Medidor de calidad del aire de bajo coste en ventana

Por último, si quieres que los datos que obtengas se suban automáticamente a una web, de donde los podrás extraer en diferentes formatos, e incluso que cualquier otra persona pueda ver lo que está midiendo tu sensor, puedes unirte al proyecto Luftdaten añadiendo tu dispositivo a través de http://my.luftdaten.info/. Existe un mapa mundial donde se pueden ver todos los sensores de este proyecto de ciencia ciudadana, en el que puedes mostrar tus datos. Si añades tu sensor al mapa, haciendo click sobre su localización, podrás ver tu última medida de concentración de partículas PM10 y PM2.5, tu índice de calidad del aire (AQI US), la temperatura y humedad de tu sensor si has añadido un DTH22, etc.

Mapa sensores de calidad del aire

El punto verde sobre la isla de Tenerife que puede verse en este mapa es el sensor instalado en mi casa. Se puede configurar todo para que nunca se muestre tu localización exacta, sino una posición aleatoria en la zona por donde vives, para poder proteger tu privacidad.

Y básicamente esto es todo lo que hay que hacer para medir la concentración de partículas PM10 y PM2.5 donde quieras. Ha sido una explicación muy larga, pero creo que he conseguido reunir toda la información que yo encontré en varias webs. Espero que te sea de ayuda y te unas a este tipo de proyectos de ciencia ciudadana.


Libro de meteorología gratis

Buscando información hoy en internet, encontré un libro gratuito (licencia Creative Commons) en pdf, que puede ser útil a quienes estudian o investigan sobre meteorología. Su título es «Practical meteorology: an algebra-based survey of atmospheric science», y su autor es Roland Stull, de la Universidad British Columbia, en Canadá. Comparto aquí el enlace al libro: https://www.eoas.ubc.ca/books/Practical_Meteorology/prmet/PracticalMet_WholeBook-v1_00b.pdf

Este libro es del año 2016 y en su índice puede verse que trata muchos temas sobre física de la atmósfera, desde conceptos básicos hasta óptica atmosférica. Además, propone problemas para resolver.

Espero que este libro también te parezca un buen descubrimiento.


Saturno con telescopio de 4 pulgadas

Sigo probando el pequeño telescopio que compré hace unos días, esta vez haciendo vídeo de imagen planetaria. El objetivo fue el planeta Saturno, bien visible desde el comienzo de la noche hacia el suroeste. Al no contar todavía con un equipo adecuado para astrofotografía, opté por usar una cámara de vídeo Sony HDR CX240, proyección tras el ocular (10 mm, que con mi Maksutov-Cassegrain de 102 mm de apertura y 1300 mm de distancia focal me da 130 aumentos), y el más difícil todavía, a pulso. Esta es la razón, que sujetaba la cámara con mi mano, por la que la imagen del planeta se mueve muchísimo en el siguiente vídeo.

En el vídeo he juntado tomas de varios vídeos cortos en los que además jugué con los settings de la cámara y su zoom. No se ven detalles en la imagen de Saturno más allá de la separación con sus anillos, pero para ser una primera prueba y teniendo en cuenta que está hecho a pulso, estoy satisfecha con el resultado.

Esto puede servir de muestra de que con un telescopio de pequeñas dimensiones y un precio no muy elevado (un Skywatcher de 102 mm de apertura y 1300 mm de distancia focal, tipo Maksutov-Cassegrain, con montura altazimutal y sistema Go-To, que me costó 419 €) se pueden conseguir resultados curiosos desde un emplazamiento con bastante contaminación lumínica con en el que yo me encuentro.

Seguiré experimentando y tratando de sacar jugo al telescopio, pues quiero poner a prueba hasta dónde se puede llegar con un telescopio pequeño de estas características.


Primeras fotografías con mi nuevo telescopio. Júpiter.

Después de mucho tiempo queriendo volver a retomar la práctica de la astronomía, ayer me decidí a comprar un pequeño telescopio. Tenía claro que quería una montura lo más automatizada posible, para seguimiento y para una fácil búsqueda de los objetos a observar.

Hace años, en mis tiempos de bachillerato y carrera, tenía un reflector Konus, tipo newtoniano, de 114 mm de apertura. Su montura era ecuatorial y siempre tuve dificultades para alinearla bien a la polar. Por otro lado, no tenía motores de seguimiento. Me resultaba difícil observar así, con lo que no le di todo el uso que debería haberle dado. Estudiaba física, más concretamente astrofísica en la universidad, y en mi grupo de amigos de la facultad teníamos todos telescopio, pero yo terminé vendiendo el mío para comprar la mesa de mezclas que necesitaba ya en mi home-studio, pues empezaba a producir música, mi otra afición. Muchos años después llegó a casa otro telescopio, también newtoniano con montura ecuatorial y no motorizado, que no está (todavía lo tengo) en muy buen estado. Por eso era ya hora de comprar uno nuevo y más cómodo de usar.

El telescopio que he comprado es un pequeño Maksutov-Cassegrain de 102 mm de apertura y 1300 mm de distancia focal, de la marca Skywatcher. Su montura es altazimutal y cuenta con un sistema computerizado para controlar la montura. Ahora sí, es una delicia montar el telescopio en la azotea (es muy ligero, solo 1.9 kg el tubo), apuntar a dos estrellas brillantes que conozca y listo, ya con el mando del ordenador de abordo puedo viajar entre objetos. Ayer probé por primera vez este sistema y funcionó genial.

En la noche en que escribo estas líneas me disponía a disfrutar de mi segunda noche de observación, pero me sorprendió una noche muy nublada, con mucho viento, e incluso amenazando lluvia. No he tenido referencias suficientes para alinear el telescopio, así que me he limitado a apuntar a Saturno (que ya lo había observado ayer) brevemente, y luego a centrarme en Júpiter. Me faltó probar la combinación de ocular 10 mm + lente Barlow 2x, pero ya el tiempo estaba muy malo cuando fui a probarla, así que decidí parar ahí la observación.

Uno de los objetivos de esta noche era tratar de hacer alguna fotografía. He estado buscando maneras con el equipo que tengo, pero mi única opción hoy era tratar de hacer fotografía afocal, esto es, poner el objetivo de la cámara detrás del ocular del telescopio, a pulso porque todavía no tengo ningún soporte para hacerlo correctamente (traté de construir uno yo misma hoy, pero no era muy estable). Sin uno de estos soportes no pude hacerlo mejor, así que aquí hay dos imágenes bastante cutres, pero me hace ilusión enseñarlas porque son las primeras.

En el ocular podía ver claramente cuatro satélites de Júpiter, pero en esta foto solo pude captar 3, supongo que porque a pulso no centré bien el objetivo de la cámara (una cámara de vídeo Sony HDR-CX240). En realidad, es un fotograma de un vídeo. Lo intenté también con una cámara compacta Sony DSC HX50, pero no salió nada con un mínimo de calidad.

Aquí con zoom en la cámara, una imagen bastante mala porque no se ve ningún detalle en el planeta, pero teniendo en cuenta que sujetaba la cámara con la mano, que había viento, que es solo un fotograma de un vídeo…bueno, pues al menos se ve el planeta.

En el momento de las fotografías Júpiter se encontraba a una distancia de nosotros de 731471712 km, y lo estábamos viendo como era hacía 40 minutos y 39.93 segundos, que es el tiempo que tarda la luz reflejada por él en llegarnos cuando está a esa distancia. Aunque los números son grandes, este planeta, e incluso algunas de sus lunas, se puede observar con unos simples prismáticos de 10×50.

Espero conseguir pronto algún sistema mejor para hacer fotografías y compartirlas aquí en el blog.


Estreno del canal Cero Absoluto. Vídeo sobre movimiento armónico simple.

Cada vez es más habitual que, especialmente los más jóvenes, usen Youtube como buscador de información en internet. Hace solo unos días leía que actualmente Youtube es el segundo buscador utilizado a nivel mundial, por detrás de Google. Entre esas búsquedas, muchísimas son de tutoriales de todo tipo, y muchas son búsquedas de estudiantes que quieren resolver algunas dudas, especialmente de matemáticas y física. Es por ello que me voy a animar a grabar algunos vídeos donde explico cómo resolver algunos problemas o hacer determinadas operaciones matemáticas, con el ánimo de llegar a más gente y así poder ayudarles.

Ya había grabado alguna vez algún vídeo resolviendo problemas, para mis estudiantes, pero esta vez lo voy a hacer con un poquito más de calidad y en un nuevo canal que espero llegue a interesar a más estudiantes. El canal se llamará Cero Absoluto (sí, la temperatura mínima teóricamente posible), y espero que poco a poco vaya creciendo.

Empiezo el canal con este vídeo donde explico la resolución de un problema clásico de movimiento armónico simple, en el que el protagonista es un resorte al que se le ha pegado un objeto en un extremo. Se trata de calcular la energía, la velocidad máxima y la velocidad cuando ésta es la mitad de la velocidad máxima.

Se admiten sugerencias para tratar nuevos temas en el canal. Puedes dejar tus comentarios en esta página o en el propio canal.

El primer vídeo me ha llevado unas buenas cuantas horas de trabajo de grabación y edición, pero espero que valga la pena y ayude a resolver dudas.


Timelapse cielo norte de Tenerife

Una buena manera de comprobar cómo de cambiante es el tiempo atmosférico en las islas Canarias es hacer un timelapse del cielo mientras estamos en movimiento. Cuando nos movemos solo unos pocos kilómetros, podemos apreciar diferentes fenómenos meteorológicos.

En este caso, grabé un timelapse de una imagen cada 10 segundos, en la mañana del día 26 de marzo de 2019, mientras me desplazaba en coche desde La Laguna (Tenerife) a La Orotava.

En este vídeo puede verse cómo pasamos de un cielo completamente despejado en La Laguna hasta un cielo nublado en La Orotava, pasando por una zona de lluvia débil, y con el Teide completamente nevado al fondo (a partir del segundo 52. Todos estos cambios se observaron recorriendo solo unos 25 kilómetros en tránsito por la autopista.

El vídeo fue hecho con la cámara Camview CV0131, que va haciendo las fotografías automáticamente.


Atlas de emisiones de CO2

Hace unos meses publiqué una entrada titulada «CO2, qué es por qué tratamos de reducir sus emisiones», que podrás encontrar aquí. Hoy te voy a mostrar una herramienta bastante potente para estudiar cómo han variado las emisiones de CO2 en muchos países del mundo a lo largo del tiempo, desde 1990 hasta 2016, y con la que podrás comparar entre países. Se trata de la sección «CO2 Emissions» en a web Global Carbon Atlas. (Link aquí).

En la pantalla principal podrás ver un mapa donde la importancia en cuanto a cantidad de emisiones de CO2 se representa con un círculo negro más o menos grande. Cuando más grande es el círculo, más emisiones anuales. Puedes hacer zoom en el mapa para verlo con más detalle en alguna zona. En la barra horizontal de abajo puedes seleccionar el año, y si haces click en el botón de reproducción podrás ver una animación que te muestra cómo cambian las emisiones a lo largo del tiempo. Puede apreciarse en algunos países cómo afectó la reciente crisis económica internacional, y cómo en algunos países muy industrializados, sobre todo de Asia, aumentan las emisiones incluso en los últimos años, cuando en teoría todos deberíamos estar reduciéndolas para luchar contra el Cambio Climático.

En la columna de la izquierda hay un menú en el que puedes ver un ranking (top 5, top 10 y top 20) de países en cuanto a su emisión de CO2 a la atmósfera.

En el menú de la derecha hay otras opciones muy interesantes, como por ejemplo «Time series», donde puedes ver una comparativa de la variación a lo largo del tiempo de las emisiones de CO2 en varios países. Te invito a que la visites para que veas, entre otras cosas, lo que parece más llamativo, que es lo que ha ocurrido en China.

En este proyecto Global Carbon Atlas participan investigadores de muchas instituciones, y los datos que se muestran también proceden de una serie de modelos y bases de datos que pueden consultarse aquí.

Espero que esta herramienta te resulte útil a la hora de realizar algún trabajo académico, o simplemente para curiosear y aprender.

 


Next Page