Mi blog personal sobre investigación y divulgación
Tag Archives: contaminación
Atlas de emisiones de CO2



Hace unos meses publiqué una entrada titulada «CO2, qué es por qué tratamos de reducir sus emisiones», que podrás encontrar aquí. Hoy te voy a mostrar una herramienta bastante potente para estudiar cómo han variado las emisiones de CO2 en muchos países del mundo a lo largo del tiempo, desde 1990 hasta 2016, y con la que podrás comparar entre países. Se trata de la sección «CO2 Emissions» en a web Global Carbon Atlas. (Link aquí).

En la pantalla principal podrás ver un mapa donde la importancia en cuanto a cantidad de emisiones de CO2 se representa con un círculo negro más o menos grande. Cuando más grande es el círculo, más emisiones anuales. Puedes hacer zoom en el mapa para verlo con más detalle en alguna zona. En la barra horizontal de abajo puedes seleccionar el año, y si haces click en el botón de reproducción podrás ver una animación que te muestra cómo cambian las emisiones a lo largo del tiempo. Puede apreciarse en algunos países cómo afectó la reciente crisis económica internacional, y cómo en algunos países muy industrializados, sobre todo de Asia, aumentan las emisiones incluso en los últimos años, cuando en teoría todos deberíamos estar reduciéndolas para luchar contra el Cambio Climático.

En la columna de la izquierda hay un menú en el que puedes ver un ranking (top 5, top 10 y top 20) de países en cuanto a su emisión de CO2 a la atmósfera.

En el menú de la derecha hay otras opciones muy interesantes, como por ejemplo «Time series», donde puedes ver una comparativa de la variación a lo largo del tiempo de las emisiones de CO2 en varios países. Te invito a que la visites para que veas, entre otras cosas, lo que parece más llamativo, que es lo que ha ocurrido en China.

En este proyecto Global Carbon Atlas participan investigadores de muchas instituciones, y los datos que se muestran también proceden de una serie de modelos y bases de datos que pueden consultarse aquí.

Espero que esta herramienta te resulte útil a la hora de realizar algún trabajo académico, o simplemente para curiosear y aprender.

 


China y la contaminación: rápido crecimiento económico, ¿a cualquier precio?

Leo hoy con preocupación, en una noticia publicada en el periódico El Mundo, que Pekín está viviendo en estos momentos un episodio de contaminación sin precedentes. Una nube tóxica cargada de altas concentraciones de PM2.5 (material partículado con diámetro menor a 2.5 micras) está afectando gravemente a la población.

Las partículas PM2.5 ya tienen un tamaño lo suficientemente pequeño para penetrar en el sistema respiratorio, llegar a los alveolos pulmonares e incluso internarse en el riego sanguíneo. Está probado por estudios epidemiológicos que estas partículas están directamente relacionadas con muertes y hospitalizaciones por enfermedades pulmonares y cardiovasculares, además de provocar dolencias crónicas. Por supuesto hay normativas para limitar las concentraciones máximas de partículas a las que pueda estar expuesta la población. En China estas normativas se han modificado recientemente para poder limitar las emisiones de gases tóxicos por parte de la industria, así como limitar el tráfico de vehículos, cuando se den episodios extremos como el que se vive ahora. Sin embargo, no están cumpliendo la ley y la vida sigue igual…..la gente en Pekín hoy no puede ni respirar, las autoridades sanitarias piden a los ciudadanos que no salgan a la calle, pero esos ciudadanos se queja (según leo en los medios de comunicación) de que no toman las medidas previstas para estos casos.

Las concentraciones de PM2.5 han saturado los aparatos de medición. Se habla de valores superiores a 700 microgramos por metro cúbico (escalofriante!). La visibilidad se ha reducido mucho y los habitantes de la ciudad se quejan de que les cuesta respirar. Los responsables son básicamente la industria y las centrales generadoras de energía eléctrica, basadas en la combustión de carbón. El rapidísimo crecimiento económico de China, según lo publicado en El Mundo, ha llevado a que entre 2005 y 2010 la demanda de consumo energético aumente nada más y nada menos que un 44%, además de que el número de coches en Pekín ha pasado de ser tres millones en 2005 a cinco millones en 2010. Un crecimiento económico muy rápido y a todas luces muy dañino para el medio ambiente, que se cobrará como mínimo un alto precio: la salud de los habitantes de las ciudades más pobladas y/o industriales del país.

20130112-113507 p.m..jpg

El uso del carbón debería irse sustituyendo por otro tipo de fuentes de energía más bondadosas con la salud de las personas. Si no lo hacen estarán defendiendo el crecimiento a costa de cualquier cosa, sin limitaciones, y esto podría ser la perdición de los habitantes de este gigante económico. El papel de estos altos niveles de emisiones de partículas y gases de efecto invernadero en el calentamiento global del planeta es otra historia digna de otro post.




Detección de contaminación radiactiva en Canarias

El título de esta entrada del blog puede parecer muy llamativo, pero no hay que alarmarse. 🙂 El caso es que hace pocos días ha salido publicado en la revista Journal of Environmental Radioactivity un artículo corto (lo que en ciencia llamamos «short communication» ) titulado Arrival of radionuclides released by the Fukushima accident to Tenerife (Canary Islands), del que soy co-autora. El trabajo fue liderado por colegas del Laboratorio de Médica Física y Radioactividad Ambiental de la Universidad de La Laguna, y en él colaboramos algunos compañeros del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña.

En este artículo se demuestra que, dos semanas después del accidente que tuvo lugar en la central nuclear de Fukushima-Daiichi (marzo de 2011), en Canarias pudimos detectar picos de concentraciones de los isótopos 131I, 137Cs y 134Cs. Las medidas se realizaron en dos estaciones situadas en la isla de Tenerife. Una de las estaciones es la que llamamos FIMERALL, localizada en las instalaciones de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna, a 300 m sobre el nivel del mar. La otra estación es Izaña, situada en la troposfera libre, a 2400 m sobre el nivel del mar.

Las concentraciones de actividad radiactiva se miden en Bequerelios (Bq) por metro cúbico. En nuestro estudio medimos máximos de 1.851 mBq/m3 de 131I, 0.408 mBq/m3 de 137Cs y 0.382 mBq/m3 en el caso del 134Cs. Las actividades medidas en FIMERALL fueron superiores siempre a las que se registraron en Izaña, por lo que se deduce que la pluma radiactiva llegó a la isla asociada a masas de aire a baja altitud. Se realizaron simulaciones de la dispersión potencial de la nube radiactiva, para el caso del 137Cs, y se encontró que la contaminación radiactiva alcanzó regiones remotas, entre ellas las islas Canarias, situadas en la región subtropical oriental del Atlántico Norte.

Planta nuclear de Fukushima-Daiichi en el año 2002. Fuente: Wikipedia

¿Debe todo esto preocuparnos? La respuesta es claramente que no. La dosis efectiva de radiación a la que estuvimos expuestos en Tenerife durante ese episodio fue de 1.17 nSv (Sv es Sievert, la unidad en la que se expresan las dosis de radiación absorvida por la materia viva). Esta dosis es menor a una millonésima parte del máximo anual permitido para la población. Claramente no existió riesgo alguno para la población. Sin embargo, el transporte de masas de aire puede traernos algún «regalito» de vez en cuando, ya sea en forma de productos de un accidente nuclear o de contaminación de cualquier otro tipo, por lo que es importante monitorizar lo mejor posible la calidad del aire y seguir avanzando en la investigación del transporte de contaminantes y su predicción.

El artículo puede encontrarse aquí. Su referencia completa es esta: M. López-Pérez, R. Ramos-López, Nayra R. Perestelo, X. Duarte-Rodriguez, J.J. Bustos, S. Alonso-Pérez, E. Cuevas, J. Hernández-Armas. Arrival of radionuclides released by the Fukushima accident to Tenerife (Canary Islands). Journal of Environmental Radioactivity, 116 (2013), pp. 180-186. doi: 10.1016/j.jenvrad.2012.09.011