Mi blog personal sobre investigación y divulgación
Tag Archives: música
Starmus 2016, pequeña crónica del concierto Sonic Universe

El pasado viernes 1 de julio tuve la gran oportunidad de disfrutar del concierto Sonic Universe, en el marco de Starmus, una curiosa mezcla de congreso y festival musical que este año celebró su tercera edición, como siempre, en Tenerife.

El concierto comenzó a las 16:30 h y terminó a las 23:00 h, contando con la participación de grandes (muy grandes) músicos. Abrió el concierto la soprano Sarah Brightman, acompañada de la Orquesta Sinfónica de Tenerife. Espectacular, aunque a ratos tenía cierto puntillo Disney que no me gustaba del todo. A continuación, el más grande, no solo por tamaño sino por talento: Rick Wakeman, el legendario teclista de Yes que luego desarrolló una maravillosa carrera en solitario y acompañó a tantas y tantas estrellas (David Bowie y Elthon John por poner solo dos ejemplos). En cuanto salió al escenario y se sentó al piano me emocioné mucho.

Tras un descanso en el que pude hablar con el mediático Neil deGrasse Tyson (simpatiquísimo) y comprobar lo estirada que es mucha gente en una zona VIP, volvimos a la sala sinfónica del Auditorio de Tenerife Adán Martín para ver cómo entregaban los premios Stephen Hawking, momento en el que pudimos ver en el escenario al propio Hawking rodeado de todos los participantes en el festival. A través de la pantalla gigante, participaron el astronauta Tim Peake, Bono y The Edge (de U2), Sting y Peter Gabriel.

Arrow
Arrow
Slider

La banda de rock progresivo Anathema, al que sé que mucha gente quedó con ganas de ver por no encontrar entradas para el concierto, hizo un homenaje a Stephen Hawking con él en el escenario, usando su voz en el primer tema, una versión de Pink Floyd. No conocía a esta banda con potente directo, mucha percusión en el escenario y algún tema que me pareció extremadamente plano, pero que en general me gustó. Y tras Anathema, de nuevo el gran Rick Wakeman, esta vez acompañado del astronauta Chris Hadfield que nos ofreció su famosa versión de Space Oddity, tema que en su momento interpretó con la misma guitarra a bordo de la estación espacial. Para rematar el homenaje a David Bowie, Rick Wakeman nos regaló su interpretación al piano en solitario de Life on Mars, tema en el que tocó este instrumento en la grabación original de David Bowie. Este momento fue simplemente espectacular. Si Rick hubiera tocado sintetizadores en algún momento del concierto ya habría sido la bomba.

Para terminar el concierto, llegó Has Zimmer con su mezcla de sonidos orquestales y sintetizadores analógicos modulares. Fue curioso ver a Zimmer delante de un teclado controlador con un portátil, configuración que yo misma usé en una ocasión en ese mismo escenario. Claro, ya me habría gustado a mí contar con el pedazo de armario lleno de cables y luces que teníamos esta vez en el escenario, del que salían estupendos sonidos sintetizados. Zimmer interpretó una serie de temas compuestos específicamente para esta ocasión, inspirados en conceptos de la astrofísica que nos fueron presentados justo antes en una magnífica conferencia divulgativa. En un momento dado, mientras Zimmer tocaba con su banda (The Black Holes), salió a escenario Brian May. Siempre es emocionante ver a May con su guitarra, aunque me decepcionó un poco porque su interpretación no fue lo que muchos esperábamos de él. En todo caso, un gustazo igualmente poder verle y escucharle en directo.

Fue un verdadero placer poder disfrutar del concierto, y una pena perderme el resto del festival, especialmente las magníficas charlas y la fiesta de las estrellas con Brian Eno. Las obligaciones laborales mandan. Habiendo vivido esta experiencia, gracias a la invitación del Parque Científico y Tecnológico de Tenerife, intentaré no perderme las siguientes. Mi pasión por la ciencia y la música hacen que este sea el evento perfecto para mí.

La música y la física

No cabe duda de que la música es física. Cualquier instrumento musical produciendo variaciones en la presión del aire, solo o con otros a la vez, y nuestro cerebro interpretando lo que recibe nuestro sistema auditivo. Movimiento ondulatorio, frecuencias, presiones, reflexiones, superposición de ondas, amplitud, tono…todos son conceptos físicos que entran en juego cada vez que escuchamos un tema musical.

Más allá de la propia física del sonido, también la física ha sido inspiración para muchos artistas a la hora de componer canciones o temas instrumentales. Casi todos los que tenemos más de 30 años recordamos a Franco Batiatto buscando un centro de gravedad permanente, o a Antonio Vega cantando aquello de “la física es un placer” en aquella oda a la física titulada “Una décima de segundo”. Hasta los más jóvenes tienen física en canciones recientes, como “Me and Stephen Hawking” de Manic Street Preachers, o “Supermassive black hole” de Muse. Si nos vamos a la música electrónica experimental la lista de temas inspirados en física es interminable.

Einstein violin

En este post voy a compartir una lista de reproducción colaborativa de Spotify, con canciones inspiradas en la física. Buscando temas, he llegado a descubrir cosas muy curiosas, como por ejemplo un grupo que se llama “La sombra del átomo”, o la gran cantidad de temas que incluyen en su título el nombre de Stephen Hawking, o de Carl Sagan (especialmente larga la lista dedicada a este último). Como la lista es colaborativa, puedes incluir temas si lo deseas.

Lista de reproducción de Spotify, aquí: Física

 

Mi música en vídeos time-lapse de divulgación

Todo el que me conozca un poco sabe que mi gran afición es la música. Desde muy pequeña siempre toqué teclados, primero los típicos Casiotone de los años ’80 y otros teclados, de oído, y luego ya pasé a estudiar música, atreviéndome incluso con otros instrumentos. Los sintetizadores son lo mío, pero me he atrevido con el piano, con la guitarra (especialmente con la eléctrica), con la armónica, con el ukelele, con la melódica…y no me moriré sin aprender a tocar el bajo, que es mi asignatura pendiente. 🙂 No todo va a ser trabajo, ¿no? 😉

Además de hacer mi música en solitario, o acompañando a grupos como teclista, algo que me encanta es hacer pequeñas bandas sonoras para time-lapses relacionados con la meteorología. Empecé con los vídeos time-lapse de Fernando Bullón, quien me dio la oportunidad de intervenir en su obra con mi música allá por el año 2008. Aquí un ejemplo, en un time-lapse de una tormenta de granizo en Canos (Soria).

En la web del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña también hay un vídeo time-lapse de Fernando Bullón con música mía (más experimental que en el anterior), esta vez grabado en Izaña en 2008. En este time-lapse puede verse un mar de nubes a barlovento y sotavento. Está aquí.

Hace unos meses mi colega y amigo Rubén del Campo, que también hace unos vídeos time-lapse geniales, me pidió que le pusiera banda sonora a alguna de sus creaciones. Si no recuerdo mal, la primera ocasión fue hace unos 7 meses, en un vídeo sobre la tormenta de nieve que tuvo lugar en Izaña el pasado febrero. Para esta ocasión elegimos un tema musical que yo había creado ya hacía meses, titulado Waiting, que sorprendentemente quedó muy bien sincronizado con las imágenes. El resultado fue este.

Mi segunda colaboración con Rubén del Campo fue en su vídeo “Sombra del Teide y superluna”. Para esta ocasión compuse un pequeño tema exclusivamente para la ocasión, titulado “Teide”. Aquí tienes este maravilloso time-lapse de Rubén.

El time-lapse “Nubes de Evolución sobre las Cañadas del Teide” fue la tercera colaboración con Rubén del Campo. También compuse un tema exclusivamente para este vídeo, titulado “Ucanca”.

En “Pisos de Nubes”, otro time-lapse de mi amigo Rubén, el tema musical es “Programmed data processor”, que yo ya había publicado en mi último disco.

Vendrán más colaboraciones musicales que sirvan para divulgar ciencia. La unión arte-ciencia es algo muy interesante y en lo que queda todavía mucho camino por explorar.

La música te hace volar (si eres un objeto pequeño!)

En la letra de muchas canciones se ha dicho algo similar al título de este post. Sin duda la música puede levantar el ánimo y puede hacernos sentir muchas cosas, pero los autores de esas canciones nunca esperaron que la música pudiera hacer levitar objetos y eso se demostrara en un laboratorio.

Recientemente, en la Universidad de Tokio, tres científicos (Yoichi Ochiai, Takayuki Hoshi y Jun Rekimoto) han creado un método para hacer levitar objetos pequeños usando ondas de sonido. De esta manera consiguen una levitación controlada, muy precisa, y por primera vez han conseguido controlar el movimiento de las partículas en las tres dimensiones. El método se basa en ondas estacionarias de ultrasonido. Las partículas quedan atrapadas en los nodos de presión de las ondas estacionarias. Los objetos que levitaron en este experimento tenían tamaños máximos del orden de milímetros.

Puedes ver el vídeo del experimento aquí.

Ondas en las cuerdas de un contrabajo

Cuando se pulsa una cuerda de un instrumento musical, por ejemplo de una guitarra o un bajo, se produce una oscilación que se transmite a lo largo de la cuerda y esta vibra con una determinada frecuencia, que es la que determina qué nota está sonando. Esta es la teoría y todos conocemos los típicos dibujitos de las ondas que usamos en clase para explicar el movimiento ondulatorio. Sin embargo, es muy difícil percibir visualmente este movimiento en las cuerdas de los instrumentos.

En este vídeo, gracias a la manera de captar las imágenes de las cámaras digitales (escaneando la escena rápidamente de arriba a abajo) se puede ver el movimiento de las cuerdas de un contrabajo en tiempo real, y es alucinante!

Ojo, no es un vídeo a cámara lenta: la secuencia está totalmente a tiempo real.