Saltar al contenido

Negacionistas de la calima

Compartir es gratis...

Estamos acostumbrados, y desgraciadamente cada vez más, a conocer movimientos negacionistas de todo tipo en relación con la ciencia. Es posible que los más populares sean los clásicos negacionistas del cambio climático, generalmente con sus intereses económicos por delante para subirse a ese carro. Otros muy conocidos, que rayan lo cómico, son los terraplanistas. Estos dos últimos años hemos asistido con asombro al negacionismo de la pandemia por Covid-19. Y es que hay movimientos negacionistas para todos los gustos. Hay negacionistas de los pájaros, y hace poco descubrimos en redes a los negacionistas del mar. Pero cuando ya parecía que nada podía sorprendernos, llegó el negacionismo de la calima. Alucinante.



Este mes de marzo se ha vivido un episodio de calima, que es como popularmente se conoce a una intrusión de polvo en suspensión, en la Península Ibérica. Las calimas en esa zona no son un fenómeno extraño, pero este episodio ha batido records de concentración de partículas en algunos puntos del sur de la península y, lo más llamativo, ha dejado imágenes para el recuerdo. Los cielos rojos han invitado a muchísima gente a hacer fotos, con lo que el episodio ha sido muy comentado y documentado. La verdad es que ha sido todo un espectáculo de la naturaleza, aunque no hay que olvidar que las personas con problemas respiratorios lo habrán pasado mal. Pero ¿qué hay de los negacionistas? ¿Cómo los hemos descubierto en redes? Voy a aportar por aquí algunas capturas de pantalla de mensajes en Twitter con sus mensajes. Es solo una selección. Borraré los nombres de usuario de las cuentas que los publican, pero les puedo asegurar que son reales. Las borro simplemente para evitar problemas.

Creo que este es el primer mensaje en Twitter que sugería que la calima no es lo que parece. Pone en duda que lo que hay en suspensión en el aire, y que se ha depositado en ese bidón, es arena. Vale, técnicamente la calima no es arena (son partículas de polvo más pequeñas que la arena), pero creo que todos entendemos por dónde van los tiros. Además, esta persona pone en duda la simple existencia del barro, porque dice que la arena no se debería mezclar con el agua. Redefinamos el concepto de deposición húmeda de polvo, que es te señor o señora con nombre de usuario que incluye la palabra «chemtrail» opina que el polvo y el agua no se pueden mezclar. Como cree que eso no es posible, opina que lo que ha llegado a su casa no es arena. Primer negacionista de la calima.

Este mensaje tiene bastante miga. Un usuario que dice ser un servicio meteorológico privado responde a una cuenta también sobre meteorología (que informaba bien sobre la calima) con esta imagen. Es una captura de pantalla de un mensaje que llevaba días circulando por redes, y que además incluía un vídeo. En el vídeo se puede ver una serie de maquinaria agraria expulsando al aire lo que parece arena. Parece ser que hay quien piensa que así se podría causar una calima que afectase a la Península Ibérica. Casi nada. Fue tanto el revuelo que hasta medios dedicados a desmentir bulos se han tenido que encargar de este mensaje (pantalla a continuación).




Los negacionistas del bidón de agua y de la maquinaria agrícola tienen mucha imaginación. Pueden provocar hasta ternura. Vamos a pasar ahora a los que van más allá y mezclan con política.

Ya ves, este no solo mezcla sus delirios con política, sino con racismo. La mezcla explosiva de quien estoy segura de que no cree su propia mentira, sino que aprovecha para lanzar mensajes de odio. Ojo al dato: 243 «fav» (y seguro que al final tuvo más). Lamentable.

Arriba tenemos otro mensaje que asegura que la calima no es natural, que por supuesto todo tiene que ver con la Agendo 2030, y mira qué le está haciendo a lo que comemos. Por supuesto, este usuario de Twitter lo que sugiere es que alguien quiere envenenarnos con esa calima artificial. Algunas respuestas a su mensaje no se quedan atrás, como quien asegura que todo se debe a una guerra climática para destruir la economía, o quien dice que están experimentando catástrofes con nosotros.

Vamos ya con el último mensaje que he seleccionado.

Este es muy llamativo, porque mezcla el negacionismo de las vacunas contra Covid-19 con el negacionismo de la calima. El usuario sugiere que el aviso del presidente de la Sociedad Española de Cardiología, básicamente para que las personas con problemas cardíacos traten de no exponerse mucho a las altas concentraciones de partículas, es solo un mensaje para camuflar muertes por infartos tras la vacunación. Y se queda tan ancho. Este mensaje, y el racista que vimos más arriba, me parece especialmente perverso.

Pues aquí les dejo esta pequeña recopilación de desvaríos negacionistas con la calima. Solo he mirado Twitter, pero seguro que en esta y otras redes sociales hay más perlas dignas de destacar.


Publicado enDivulgación

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.