Mi blog personal sobre investigación y divulgación
Writefull te ayuda a escribir bien en inglés
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Los que tenemos que escribir habitualmente en inglés, pero este no es nuestro idioma nativo, solemos tener dudas independientemente de nuestro nivel en el idioma. ¿Aquí va un “in” o un “on”? ¿Quizás un “at”? ¿Esta frase estará bien, o hay una manera mejor de escribirla?

Hace unos meses descubrí un programa que ayuda a terminar con esas dudas, con lo que podemos sentirnos más seguros a la hora de escribir nuestro texto. Se llama Writefull y mejora una técnica que muchos ya usábamos: buscar en Google nuestra frase, o una similar, para ver si mucha gente ya la había escrito en esa forma, y así asegurar que estamos escribiéndola correctamente.

writefull app

Esta aplicación está hecha a caballo entre Países Bajos y Reino Unido. Curiosamente, uno de sus creadores es originario de La Orotava, municipio de Tenerife donde yo trabajo. Esto lo descubrí cuando me escribí con él para tratar de resolver un error que encontraba en la versión para Linux. ¡El mundo es un pañuelo! 🙂

Veamos qué funcionalidades tiene Writefull. Para empezar, está bien que sepas que hay versión del software para Windows, para Mac y para Linux. Como novedad, y te aseguro que es algo realmente cómodo, ahora también hay versión extensión para el navegador Chrome (las capturas de este post son de esta versión). La primera utilidad es ver cuántas veces aparece una expresión en Google, y puedes seleccionar que busque en webs, en noticias, en libros o en papers de revistas científicas (Scholar). En la siguiente imagen puedes ver un ejemplo, buscando una expresión en Google Books. Dependiendo de qué tipo de texto estés escribiendo, te interesará buscar en books, scholar, news o web, pues el lenguaje utilizado en cada contexto puede variar bastante. En la imagen puedes ver que indica el número de veces que encuentra la expresión y te muestra ejemplos.

writefull

Un poco más abajo, en la misma imagen, puedes ver un ejemplo de mi uso favorito de Writefull: la comparación entre dos textos. Si quieres, por ejemplo, ver si lo más habitual es escribir “inside in” o por el contrario lo normal es escribir “inside at”, solo tienes que escribir en la aplicación el texto inside in vs inside at. Todo lo que separes por un “vs” será comparado y se te mostrará el porcentaje de casos, con ejemplos. Esto ayuda muchísimo a resolver muchas dudas y a acelerar el proceso de escritura.

Otra ayuda que te presta este programa, sobre todo para el momento del bloqueo mental: palabras en contexto. En la siguiente imagen puedes ver un ejemplo. Con solo poner un guión bajo detrás de la expresión que quieras, verás contextos en la que se usa. Y por supuesto, puedes hacker click sobre cualquiera de los casos mostrados para ver ejemplos.

 

Más cosas que hace Writefull: buscar sinónimos, poniendo un asterisco antes y después de cualquier palabra, o traducir una palabra (escribiendo /translate y a continuación la palabra), o definir una palabra (escribiendo /define y luego la palabra), o incluso escuchar lo que escribas (escribiendo /say y luego lo que quieras escuchar).

Es un programa o extensión de Chrome muy rápido, muy intuitivo y muy útil. Por supuesto no te va a servir de mucho si no sabes nada de inglés, pero si sabes y tienes que escribir textos en este idioma, con esto puedes corregir errores y tener más confianza en tu texto final. Además, y muy importante, es gratis. Los creadores de este programa han sido premiados con Catalyst Grant 2016 – Digital Science, y de Writefull app se ha escrito en medios muy importantes como BBC, Enterpreneur Magazine o Lifehacker, por poner solo tres ejemplos. En la web afirman que tiene usuarios en muchas universidades, como Harvard, Oxford, Stanford y otras. No es de extrañar, porque creo que es útil incluso para nativos de habla inglesa.

He enseñado este programa a varias personas de mi entorno y nadie la conocía. Es una pena que no se conozca más en el mundo de habla hispana, así que espero poner aquí mi granito de arena para que corra la voz.

 

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Cómo arreglar el Hacked by FRK48
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Esta mañana, al querer entrar en mi web para revisar los nuevos comentarios, me di cuenta de que no podía entrar como administradora. Repetí varias veces la contraseña, pero en pantalla salía el error de contraseña incorrecta. Al entrar a la página para ver si había cambiado algo, poniendo la dirección en la barra del navegador, me encontré con esta pantalla.

hacked by FRK48

De nuevo, como ya había ocurrido en alguna otra ocasión, me habían hackeado la web. En ocasiones anteriores habían afectado al servidor de correo, desde el que enviaban spam, por lo que el proveedor del hosting me avisaba, o habían insertado enlaces hacia otras webs. Sin embargo, esta vez fue diferente. Habían dejado el mensajito en la pantalla: Hacked By FRK48. Indonesian Freedom Security.

Aunque a primera vista me asustó más que otras veces, pues pensé que había perdido todo el contenido del blog, finalmente resultó mucho más fácil de arreglar que otras veces. Resulta que, aunque no pudiese entrar en como administradora en la web, el FTP seguía funcionando. Entonces, al entrar en la carpeta de la web, vi que el index.php del WordPress había cambiado y, por supuesto, ahí es donde estaba el mensaje que se veía en pantalla. Lo primero que hice fue bajar un fichero .zip con una instalación completa de WordPress, desde aquí https://wordpress.org/download/. Una vez bajado el fichero, lo descomprimí y busqué el fichero login.php con el que sustituí, usando el ftp, el que habían puesto los hackers en mi instalación de WordPress. Ahora ya se podía ver la web completa.

El problema ahora era que seguía no pudiendo entrar como administradora. Pero, como la pantalla de login estaba completa, no tuve más que pinchar en el enlace correspondiente para cambiar la contraseña. Me llegó un mail a mi correo con un enlace en el que hice click y así pude cambiar la contraseña. Puse una contraseña larga, con letras y números, que el sistema consideró contraseña de alta seguridad.

Para tratar de aumentar un poco más la seguridad, cambié la dirección por defecto de la pantalla de login. Usando el plugin que puedes encontrar aquí puedes cambiar el clásico www.loquesea.com/wp-admin por lo que tú quieras tras la barra /. Como este tipo de hackeos están realizados por ordenadores que escanean direcciones de webs potencialmente vulnerables, con esto puedes evitar que se fijen en tu web.

Y de momento eso es todo. Hay que estar seguros de tener siempre los plugins actualizados y la última actualización de WordPress, pero parece que esto no es suficiente. Espero haber ayudado a alguien que se encuentre con el mismo problema del “Hacked By FRK48. Indonesian Freedom Security”.

 

 

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Alineación y conjunción Marte-Neptuno de enero 2017
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

En la noche del primer día de 2017 había algo en el cielo que llamaba la atención. La luna, creciente, estaba prácticamente en línea con Venus y Marte. Venus, como siempre, bien visible si cuentas con cielo despejado y la suerte de que esté en el cielo cuando alces la mirada. Marte, también visible a simple vista, con su característico tono rojizo, aunque mucho menos brillante que Venus.

Desde mi ventana, haciendo la fotografía a pulso y tras intentarlo muchas veces, capté la escena así.

conjunción planetaria

Lo curioso de esta foto es que, aunque no se puede ver, y solo era visible a través de telescopio (tenía magnitud +7.9, imposible de captar en mi foto, y menos a simple vista), Neptuno también debería estar en esa foto. La separación entre Marte y Neptuno era solo de 0.02º.

Que coincidiera una alineación entre la luna y tres planetas con una conjunción entre dos de ellos ha proporcionado una bellísima imagen para comenzar el año. Habrá que estar atentos al cielo para no perdernos el resto del espectáculo a lo largo de todo el año.

 

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Calima en la Navidad de 2016
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Como ya parece tradicional en este blog, voy a dedicar un post a hablar de calima en Navidad. El año pasado escribí este, que hacía referencia también a uno anterior. Este año 2016 el polvo africano también nos ha visitado, sorprendiéndonos las predicciones mientras vivíamos unos días de lluvia y viento fuerte.

El día 26 de diciembre de 2016 se notaba muchísimo la reducción de la visibilidad por la presencia de polvo en suspensión. Estas imágenes fueron hechas por la mañana desde La Orotava.

calima

¿Dónde está el Teide? En un día con buena visibilidad debería verse ahí.

calima

Por la tarde de ese mismo día, a la salida del trabajo, el panorama era este:

Y así unos cuantos días más. El incremento de los niveles de partículas PM10 comenzó el día 24 de diciembre, como puede verse en este gráfico, donde se representan promedios horarios de concentración de PM10 en diferentes puntos del archipiélago canario.

concentraciones PM10

Fuente: Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire, Gobierno de Canarias

Como habrás visto, las concentraciones de PM10 superaron los 200 ug/m3 en muchos puntos de las islas. Los datos todavía están sin validar, pero indican superaciones de los 900 ug/m3. En todo caso, ha sido una intrusión realmente intensa.

Todos los modelos de predicción de polvo habituales (los proporcionados por BSC, el Skiron, o el NAAPS), preveían esta intrusión. Como también es habitual, vamos a ver cuál fue el origen del polvo, haciendo uso de las retrotrayectorias calculadas con el modelo HYSPLIT.

Parece que el polvo tuvo su origen en zonas de la mitad Oeste de Argelia. Las masas de aire fueron africanas tanto a nivel de superficie como en medianías y cumbres de las islas.

En cuanto a las imágenes de satélite, algunas fueron bastante espectaculares. Aquí puedes ver imágenes capadas por el instrumento MODIS, a bordo de los satélites Terra y Aqua (NASA), desde el día 24 hasta el día 28 de diciembre de 2016. En la segunda imagen (25 diciembre) puede apreciarse polvo bajo la masa nubosa. En la cuarta imagen (26 diciembre) se puede apreciar muy claramente el efecto orográfico de las islas, dejando sombras al bloquear el polvo.

Por último, aunque ya sabemos que las calimas son habituales en Navidad en Canarias, veamos qué es lo que suele deparar el invierno en cuanto a este fenómeno. ¿Son más frecuentes y/o intensas las calimas en diciembre que en otros meses de invierno? En el siguiente gráfico podrás ver el promedio mensual, solo para los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, de espesor óptico de aerosoles a 550 nm proporcionado por el sensor MODIS, desde el año 2000 hasta ahora. El espesor óptico de aerosoles (AOD por sus siglas en inglés) da una buena idea del contenido de polvo en la columna atmosférica. Cuanto más alto es el valor de AOD, más aerosoles hay en la atmósfera del punto en el que se está midiendo. Estas medidas están hechas desde satélite.modis aod

Lo meses de diciembre y enero suelen estar por debajo en la gráfica de los meses de febrero y marzo. Marzo está más veces en los niveles más altos de promedio mensual de AOD, lo que nos indica que el mes de marzo suele ser aquel más activo en cuanto a intrusiones de polvo.

Ahora solo queda observar qué sucede a lo largo del año 2017. Aquí estaré para contarlo.

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Pobre física cuántica
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Pobre física cuántica. Cómo muchos se aprovechan de su nombre para que sus argumentos parezcan científicos. Siempre queda muy vistoso hablar de cuántica cuando no puedes explicar alguna superchería. Pobre cuántica. La pobre. 🙁

física cuántica

Imagen de Shiny Things, vía Flicrk.

Hace unas semanas publiqué en mi perfil de Facebook un comentario sobre el libro que acababa de terminar de leer. Se titula “Sonríe o muere: la trampa del pensamiento positivo”, de Barbara Ehrenreich, y es una crítica a la teoría del pensamiento positivo, esa teoría que dice que podemos conseguir todo lo que nos propongamos y que con nuestro pensamiento atraemos las cosas con nuestro pensamiento. Si quieres un Ferrari, solo piensa en él todos los días y lo tendrás, según esta (en mi opinión, muy disparatada) teoría. En el libro, entre otras cosas, se explica cómo se engaña a enfermos diciéndoles que sus enfermedades son bendiciones y oportunidades, cómo se les culpa de no curarse por no ser positivos, cómo muchas empresas manipulan a sus trabajadores con el pensamiento positivo para que produzcan más, cómo el pensamiento positivo influyó en la actual crisis económica, o cómo pastores y esos nuevos gurús llamados “coachers” ganan mucho dinero a base de repetir que solo con tu pensamiento positivo conseguirás todo lo que te propongas.

¿Y qué tiene que ver todo esto del pensamiento positivo con la física cuántica? Pues nada, pero siempre hay alguien que relaciona cualquier cosa con la cuántica, y es justo lo que pasó en los comentarios que recibí en Facebook. Cuando alguien se quedó sin argumentos y me dedicó el clásico “no se puede ser categórico”, porque “eso lleva a miopía mental”, salió a escenario nuestra amiga la física cuántica. El experimento del gato de Schrödinger, el colapso de la función de onda, escala macroscópica y microscópica, dualidad onda-corpúsculo…todo eso en un único párrafo para terminar diciendo que eso explica “la relación intrínseca que hay entre una cosa y la creencia que se tiene sobre esa cosa”. Por supuesto, también salieron las vibraciones y las resonancias, pues este señor decía que emite (no se qué) cuando piensa en algo para atraerlo. Las frecuencias de vibración son otro clásico entre los clásicos en la superchería, del que ya he escribo en este blog, pero esta vez quiero destacar el comentario sobre física cuántica. El usuario de Facebook que escribió eso simplemente lo habrá leído en algún sitio, porque claramente no parecía comprender de qué estaba hablando ni cómo estaba relacionando unas cosas con otras, pero tenía muy interiorizado que la física cuántica era la respuesta.

Este es solo un ejemplo vivido en primera persona, pero es muy habitual últimamente ver cómo se usa terminología relacionada con física cuántica para confundir a la gente y atraerlos a ciertas terapias “alternativas”. No hay más que darse un breve paseo por internet para comprobarlo, pero aveces ni siquiera hace falta acudir a la red. Ayer, paseando por el Puerto de La Cruz (Tenerife) pude ver un cartel de un centro de “terapias alternativas” que tiene la palabra Quantum en su nombre. Si buscas en google, encontrarás rápidamente charlatanes que hablan de “medicina cuántica”, “sanación cuántica”, homeópatas que tratan de perpetuar su engaño recurriendo también a la cuántica, psicología cuántica, metafísica cuántica, relación entre física cuántica y terremotos, entre otros.

Se ha puesto de moda que quien quiera explicar alguna pseudociencia use el nombre de la física cuántica. De hecho, si buscas “física cuántica” en google, entre los primeros resultados ya vas a encontrar temas de pseudociencia. Eso sin duda hace que algunas personas vean un halo de ciencia real en estos temas. Es una técnica que sin duda va a conseguir que más gente caiga en sus engaños.

Pobre física cuántica. Cuánto daño se está haciendo usando mal tu nombre.

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Mi reivindicación por el Día Internacional del Cáncer de Mama 2016
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Mañana es el Día Internacional del Cáncer de Mama. Muchos nos pondremos algo rosa, gesto con el que obviamente no conseguimos lo que de manera práctica podría terminar de paliar el problema (avances científicos), pero es un guiño, un gesto necesario de apoyo a todas las personas afectadas. Si la prenda o accesorio rosa que te pones se la compras a una asociación que necesita fondos para algo relacionado con la enfermedad, claro que así sí ayudas mucho más. Te invito a hacerlo.

El año pasado yo reivindicaba que se necesitan más fondos para investigación en el tema. En España la situación ha pasado a ser algo más que lamentable en cuanto a la apuesta por la investigación, como ya se comprobó en el 2013 con los despidos en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, por poner un ejemplo. Esta vez mi reivindicación va un poco más allá: no solo se necesita dejar trabajar tranquilos y con buenos medios a los científicos que podrían llegar a tener la solución en sus manos, sino que necesitamos hacer ver a toda la sociedad que hay charlatanes aprovechándose de los demás vendiendo supuestas curas y productos milagro: Josep Pámies y su planta milagrosa (solo por nombrar al charlatán mayor del reino ahora mismo), libros de dietas supuestamente anticáncer en el top ventas donde se pueden leer auténticas barbaridades, el timo por definición que es la homeopatía, la secta de la bioneuroemoción culpando a los propios enfermos de todos sus males, el reiki y un largo etcétera de pseudociencias.

Sí a la investigación científica. Sí a la prevención. Sí al apoyo total a los afectados (enfermos, familiares y amigos). No a las pseudociencias.

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
¿Es el color una propiedad intrínseca de las cosas?
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Hace tres días tuve la oportunidad de entrar en un aula con estudiantes de Comunicación Publicitaria para hablarles de la física del color. Sí, ya sé que es raro hablar de física para alumnos de esa carrera. Sin embargo, como muy acertadamente les comentó su profesora, no es posible entender el color sin saber al manos un poco sobre la física que hay tras él. Era un desafío explicar qué es el color de una manera lo más sencilla posible, sin entrar en demasiados tecnicismos más apropiados para estudiantes de carreras científicas o técnicas. Al fin y al cabo, aunque por supuesto tienen la capacidad para entenderlas, no era el lugar para entrar en demasiado detalle.

No es posible desligar el concepto de color del de luz. Por eso, comencé recordando qué es la luz. Algunos recordaban la dualidad onda-partícula (o dualidad onda-corpúsculo, como también se le conoce a esta propiedad) de la luz. En esta primera parte de la charla creo que lo más impactante fue recordar que lo que vemos es solo una pequeñísima parte del espectro electromagnético. Si lo piensas bien, de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, nos enteramos solo de una mínima parte. Percibimos como visible una pequeña parte del espectro electromagnético, otra pequeña porción de ese espectro lo podemos escuchar, sentimos la temperatura asociada a la radiación infrarroja que emite cualquier objeto y en cuanto al espectro electromagnético ya no percibimos nada más.

Una vez hablamos de la luz, entramos de lleno en el tema del color.

color

El color es una sensación. Los colores son las diferentes sensaciones que experimentamos cuando el cerebro decodifica la información recibida tras incidir en la retina diferentes longitudes de onda del espectro electromagnético visible. Esas longitudes de onda son las reflejadas por el objeto que estamos mirando. Por lo tanto, el color con el que percibimos un objeto depende, por un lado, de la longitud (o longitudes, si no es un objeto monocromo) de onda reflejada por el objeto y, por otro lado, de cómo decodifica nuestro cerebro esas longitudes de onda tras captarlas con nuestros ojos. Esto último va a depender de las células fotorreceptoras que tenemos en nuestras retinas, que son las que en primera instancia reaccionan a la luz, y no todos las tenemos iguales. Todos conocemos el caso de las personas daltónicas, que debido a un defecto en un gen que controla la pigmentación de un tipo de esas células, los conos, tienen problemas para distinguir los colores.

Para añadir un poquito más de complejidad, la longitud de onda reflejada por el objeto no solo va a depender del material con el que está hecho (y aquí podemos bajar hasta el nivel atómico), sino que también depende del color de la luz con la que lo iluminamos. Una mesa puede ser blanca bajo iluminación blanca, pero si la iluminas con un foco rojo la vas a ver roja.

Entonces, ¿cuál es la respuesta a nuestra pregunta? ¿Es el color una propiedad intrínseca de las cosas? ¿Un objeto es de un color definido por su naturaleza? No, no lo es. El color no es una propiedad intrínseca de un objeto. Depende de la luz con la que lo iluminas (longitud de onda e intensidad de la iluminación), de sus propiedades físicas y de cómo tu cerebro interpreta la luz que refleja (que hemos visto que no es igual para todas las personas). Este fue el temas que más costó explicar en esa clase de Comunicación Publicitaria, aunque tras muchos ejemplos y debate finalmente creo que todos lo entendieron.

Ya lo dice la Ley Campoamor: «En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira»


Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
¿Interesa cada vez menos la ciencia?
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Hoy en día el interés de la población por ciertos temas puede medirse gracias a las tendencias de búsquedas en Google. Estamos acostumbrados a buscar información a través de este popular buscador, por lo que los datos de la evolución temporal del número de búsquedas de un término en Google da buena cuenta de cómo evoluciona el interés de un tema entre los usuarios de internet.

Hoy se me ha ocurrido la idea de buscar cómo evolucionan las búsquedas de la palabra “ciencia”. Con todo el esfuerzo en divulgación científica que muchas personas e instituciones están haciendo, y con tanta facilitad que tenemos ahora para acceder a información de corte científico, supongo que el interés en la ciencia será creciente. He utilizado la herramienta Google Trends para comprobarlo y me he llevado una sorpresa que explicaré más abajo.

Google Trends es una web de Google en la que puedes introducir un término de búsqueda y la web te devolverá cifras sobre la cantidad de veces que los usuarios introducen ese término en su buscador. Puedes filtrar por tipo de búsqueda (en web, en imágenes, en noticias, en vídeos o en tiendas), por diversas categorías, por fechas y por países. Esta herramienta también te permite hacer comparaciones entre diferentes palabras. Google Trends es muy usada por las personas que tienen páginas web y buscan escribir sobre los temas que realmente están interesando a los internautas, bien por resultar útil o simplemente por conseguir más visitas a sus páginas. Es una herramienta habitual para los que buscan nichos de mercado a los que dedicar sus webs y maximizar sus ganancias en webs monetizadas.

Pues bien, busco la palabra “ciencia” (así, en español), para búsquedas en todos los países del mundo, desde el año 2004 hasta hoy y solo para búsquedas en páginas web. Lo primero que obtengo es una serie temporal donde se indica el nivel de popularidad del término. Un 100 en el eje vertical significa máxima popularidad y un 50 significa que las búsquedas de esta palabra se han reducido a un 50% del valor máximo. Esta es la gráfica:

Como puedes ver, da la impresión de que la tendencia en las búsquedas de la palabra “ciencia” ha disminuido progresivamente desde el año 2004 hasta ahora. El interés máximo en las búsquedas de esta palabra ocurrió en septiembre de 2004. Todos los años hay picos en el número de búsquedas de este término, curiosamente casi siempre coincidiendo con los meses de agosto y septiembre, pero esos máximos cada vez son más bajos. En agosto de 2016 el valor es de 55 frente al 100 de septiembre de 2004. Para mi sorpresa, y en contra de lo que esperaba encontrar, las búsquedas de la palabra “ciencia” en Google decaen, lo que da una pista de que el interés por la ciencia de la población con acceso a internet está decayendo.

Vayamos ahora a los datos por países. Google Trends nos puede dar información de en qué países se realizan más búsquedas (en relación al total de búsquedas de cualquier palabra en ese país) usando la palabra que queremos examinar.

 

Con los datos en la mano, queda claro que Cuba es el país que ocupa el primer lugar en cuanto al interés de su población por la ciencia frente a cualquier otra cosa que en ese país busquen en Google. Ocupa el primer lugar asignándole Google Trends un valor 100, mientras que el segundo lugar lo ocupa República Dominicana con un valor de 59. Con un nivel similar de interés a algunos países hispanohablantes (por ejemplo, México), encontrarás a Mozambique y a Angola, donde se habla portugués y la palabra “ciencia” se escribe prácticamente igual. ¿Y qué ocurre en España? Pues ocurre que nuestro valor en interés de búsqueda es un escaso 21, algo que personalmente me parece muy triste y muy mala señal para este país. En cuanto a Estados Unidos, país donde sabemos que hay una gran comunidad de personas que hablan el idioma español, la situación parece mucho peor, con un valor de 1 en el interés de búsqueda, pero no me arriesgaría a concluir nada sobre este dato porque los hispanohablantes de ese país es posible que hagan sus consultas en Google en inglés.

Esta es la serie temporal que muestra el interés por la búsqueda de la palabra “ciencia” en España a lo largo del tiempo, desde el 2004 hasta la actualidad.

Aterrador, ¿verdad? El máximo interés ocurrió en octubre de 2004 (valor 100). Desde 2001 se registran valores inferiores a 20, coincidiendo con los periodos vacacionales, justo cuando a nivel global veíamos que se producen los máximos. Da la impresión de que a nivel global en verano se hacen más búsquedas sobre ciencia, mientras que en España la famosa “desconexión” en la playita hace que ni busquemos información sobre el tema. La disminución tan pronunciada en el interés de búsqueda entre enero de 2004 y agosto de 2006 creo que merece un estudio por sí sola. En un primer momento pensé que podría tener algo que ver con la crisis económica (¿menos personas con acceso a internet? ¿menos interés en la búsqueda de empleo en ciencia por los recortes que sufrimos?), pero esta no tiene relación porque se considera que la crisis económica española actual comenzó en 2008.

Muy bien, esto es lo que encontramos para países de habla hispana. ¿Ocurre lo mismo si hacemos el análisis con la palabra “science”?

Pues sí, ocurre lo mismo, aunque el interés parece haberse estabilizado más desde 2011, y las fluctuaciones dentro de un mismo año son menores. Los mínimos tienen valores algo mayores que con la palabra “ciencia” y los máximos menores.

Así están las cosas. Si las búsquedas en Google son un indicador fiable del interés de la población por un tema, como así aseguran los buscadores de nichos de mercado, el panorama es muy feo. Yo creía que el interés iba a más, pero estaba completamente equivocada. Algo hay que hacer para acabar con esta tendencia global al desinterés por la ciencia.

ACTUALIZACIÓN

Un investigador me ha hecho un comentario que he considerado muy interesante. Él tiene sus dudas de que este análisis responda a mi pregunta inicial, porque me comenta que no cree que las búsquedas de temas relacionados con ciencia suelan incluir precisamente la palabra “ciencia”. Me pide que analice qué ocurre con conceptos científicos más específicos, como por ejemplo “cambio climático”, “biología”, o “relatividad einstein” Esto es lo que he encontrado:

Las búsquedas a nivel global del término “climatic change” (cambio climático) claramente han disminuido y desde 2013 parece que se mantienen relativamente estables pero son muchas menos que antes del 2008. En español parece que hay cierto repunte al alza desde el 2014, no llegando a alcanzar los valores de picos acontecidos en 2007 y en 2010, pero al menos parece que hay una cambio de tendencia.

Veamos qué ocurre si buscamos “relatividad einstein”, “relatividad general” o “relatividad especial”:

Hay términos que por sus tendencias de búsquedas denotan quién usa Google para buscar información sobre ellos. Por ejemplo, veamos qué ocurre si analizamos las tendencias en el interés de búsquedas de la palabra “mitocondria”:

Claramente estas búsquedas son hechas por escolares, pues el interés se mantiene estable a lo largo de los años y los mínimos en la gráfica aparecen sistemáticamente en julio y en diciembre.

Otros términos relacionados con noticias recientes obviamente tendrán valores altos en los últimos datos del eje horizontal. Un ejemplo, con “ondas gravitacionales”:

Otro ejemplo, con el famoso bosón de Higgs. El máximo puede observarse claramente en julio de 2012, coincidiendo con el anuncio del CERN de la observación de esta partícula. Luego el interés ha tenido sus picos, pero en general ha decaído muchísimo respecto a esa fecha de julio de 2012.

Creo que está claro que hay términos relacionados con la ciencia que siempre tendrán un número relativamente estable de búsquedas en Google, debido a que están relacionados con asignaturas en las que los estudiantes buscan internet como fuente de información. También que hay otros términos que obtienen su máximo de búsquedas cuando se produce una noticia llamativa en relación a ellos, pero luego el interés decae mucho. Por último, mi conclusión es que “ciencia” es una palabra que en Google Trends nos da una buena idea de cuál es el interés general en el tema (noticias sobre ciencia, libros de ciencia, trabajo en ciencia, información sobre ciencia, …), por lo que los datos indican que se pierde interés en el conocimiento de cómo funcionan las cosas. Una pena.

 

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Observando el cielo nocturno con calima
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Hoy es una de esas noches de verano en las que la temperatura no invita a dormir. Mi termómetro en casa marca 26.1ºC ahora mismo (1:24 h). Con cielos despejados, lo mejor en estos casos es abrir la ventana y mirar al cielo.

Mientras deleitaba la vista a través de unos pequeños prismáticos de 7×35, apunté de nuevo la cámara fotográfica al cielo, como había hecho unos días antes. Hay polvo en suspensión en altura, las concentraciones de polvo en medianías y a nivel de superficie también son altas, como se muestra en esta figura capturada de la sección de predicción de calimas de este mismo blog.

concentraciones PM10

Como puede verse en la figura, algunas estaciones de medida registraban valores de concentración de PM10 incluso superiores a 100 ug/m3 durante la mañana de hoy.

Con este escenario de presencia de polvo en suspensión, que sin duda afecta a la visibilidad vertical, disminuyendo la transparencia y aumentando la extinción, ¿cuál sería la estrella más débil que podría captar con mi cámara? Seguramente jugando con el ISO y el tiempo de exposición podría detectar algo más débil, además de que solo puedo apuntar desde mi ventana a distancias cenitales muy altas, pero en esta foto ya superé la magnitud 7 que alcancé en mi primer experimento hace unos días. En esta imagen, captada a ISO 800, f/5.0 y 15 segundos de exposición el 30 de agosto de 2016 a las 00:10 h (UTC+1), la estrella más débil que llego a identificar es Hércules y al Noreste de la Corona Borealis.

identificación estrellas

Ya solo podré hacer este tipo de observaciones en días de buen tiempo que además coincidan con fin de semana (se acaban las vacaciones), pero seguiré haciéndolas. Vale la pena disfrutar de la tranquilidad de la noche, de la inmensidad del cielo y además siempre se aprende algo nuevo.

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Astrofotografía sin telescopio
Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Esta semana, aprovechando los cielos despejados que durante unas noches nos ha brindado este mes de agosto, me animé a poner a prueba mi cámara de fotos compacta apuntando al cielo estrellado. Ya había hecho mis pinitos en la astrofotografía hace muchísimos años, cuando teníamos solo a nuestro alcance cámaras analógicas. En ese momento había que pensárselo mucho para apretar el botón y hacer la foto, pues el gasto en dinero de película y revelado no era precisamente poco. Yo recuerdo subir a la azotea del piso de mis padres con una cámara compacta, una película de 400 ASA y hacer allí mis experimentos. No era el equipo indicado ni por asomo, pero algunas fotos salieron sorprendentemente bien. Ahora todo es mucho más fácil con las cámaras digitales.

Si tienes una cámara digital que permita regular la sensibilidad (no hace falta llegar a los ISO más extremos) y el tiempo de exposición, puedes intentarlo. En la mía, una Sony HX50, puedo seleccionar el modo manual para enfocar al infinito, seleccionar el ISO adecuado, haciendo pruebas porque afecta mucho la contaminación lumínica, y ajustar el tiempo de exposición hasta un máximo de 30 segundos. Con la cámara en un trípode, apuntando a la zona del cielo que tengo disponible desde una ventana que da a la calle, y usando el disparo con retardo (ajusto a 10 segundos entre que pulso y empieza la toma de la fotografía) para evitar vibraciones del trípode, me lancé a hacer pruebas. Ninguna de las imágenes que vas a ver aquí tienen tratamiento alguno. Están tal cual salieron de la cámara en formato jpg, porque mi cámara no permite tener el formato RAW.

conjunción saturno marte

ISO 800, f/6.3, 10 segundos de exposición. Día 23 de agosto de 2016 a las 23:43 h. (UTC+1).

Lo que quería inmortalizar en foto era precisamente ese trocito de cielo donde puede verse a Saturno y Marte muy juntos, cerca de la estrella Antares en la constelación de Escorpio. Como esta foto me salió a la primera, a pesar de tener bastante contaminación lumínica y poca porción de cielo para observar, empecé a hacer otras pruebas, apuntando a otras zonas e incluso usando zoom para evitar que saliera en la foto el marco de la ventana. La siguiente muestra está hecha a ISO 400 para disminuir el tiempo de exposición a 10 segundos. Se pueden apreciar trazos en las estrellas, debido a su movimiento aparente, y se aprecian algunas más azuladas.

trazos estrellas

ISO 400, f/6.3, 30 segundos de exposición. 24 de agosto de 2016 a las 00:10 h (UTC+1)

A continuación la misma toma unos minutos antes, con el mismo tiempo de exposición pero a ISO 800. Al haber cambiado las estrellas un poquito su posición en el cielo la comparación no es inmediata, pero si te fijas bien en esta próxima imagen verás más estrellas que arriba. Aunque hay más ruido en la imagen y el fondo se ve de un color más claro, hay trazos muy débiles que en la de arriba.

trazos estrellas astrofotografía

ISI 800, f/6.3, 30 segundos de exposición: 24 de agosto de 2016 a las 00:02 h (UTC+1)

Comparando con la información del software Stellarium, en esta imagen la estrella más débil que podemos observar es de magnitud 7. Creo que no está muy mal para haber hecho la foto desde una ventana en la que tengo muy cerca una farola.

Pues así estuve esa noche y la siguiente, trasteando con la cámara hasta que las nubes lo permitieron, y también disfrutando del cielo con unos pequeños prismáticos (de lo que hablaré en otro post). Esta me encanta, mirando algo más hacia el norte. Las estrellas tienen un poquito de trazo porque es una exposición de 30 segundos, pero así sin tratar quedó el cielo bastante oscuro y me gusta.

astrofotografía con cámara compacta

ISO 400, f/5.6, 30 segundos de exposición. 26 de agosto de 2016 a las 00:12 h (UTC+1)

Bien, pues tras muchas tomas, algunas mejores que otras, llegó la sorpresa al revisarlas en el ordenador. En una de las fotos hay un trazo que no consigo identificar. Por su dirección claramente no es una estrella. Como son muchos píxeles, descarto que sea un problema de la CCD de la cámara. Se me ocurrió que la respuesta obvia sería que registré el paso de un satélite artificial, ya que se pueden ver muchísimos fácilmente si miras un rato al cielo, pero buscando en Stellarium y en otros programas de simulación del cielo, no parece que esa sea la respuesta. Aquí va la imagen, en la que tras mucho esfuerzo (me dieron las 2:30 de la mañana tras varias horas identificando estrellas) pude identificar estrellas para ubicar esa porción de cielo. He puesto los nombres de algunas en rojo y he señalado dentro de un círculo amarillo los píxeles misteriosos.

rayo cósmico en fotografía

23 de agosto de 2016 a las 23:33 h (UTC+1). ISO 400, f/5.6, 20 segundos de exposición

Un zoom para verlo mejor:

objeto extraño en el cielo

objeto extraño en el cielo

El satélite Iridium 83 pasó justo por esa zona ese día, pero no a esa hora según Stellarium (pasó a las 00:53 hora local), y tampoco con un movimiento que pudiera describir ese trazo tan vertical.

paso del satélite Iridum 83

Simulación de Stellarium donde puede verse al satélite Iridum 83 a las 00:51 h del día 24 de agosto de 2016.

¿Habrá un error en el cálculo de la posición del satélite y es el Iridium 83 lo que capté? ¿Se puede tratar de otra cosa, como por ejemplo un rayo cósmico? ¿Será simplemente cualquier tipo de artefacto en la imagen? Si se te ocurre qué podría ser, por favor escribe en los comentarios.

Compartir es gratis...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Next Page