Mi blog personal sobre investigación y divulgación
¿Interesa cada vez menos la ciencia?

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Hoy en día el interés de la población por ciertos temas puede medirse gracias a las tendencias de búsquedas en Google. Estamos acostumbrados a buscar información a través de este popular buscador, por lo que los datos de la evolución temporal del número de búsquedas de un término en Google da buena cuenta de cómo evoluciona el interés de un tema entre los usuarios de internet.

Hoy se me ha ocurrido la idea de buscar cómo evolucionan las búsquedas de la palabra “ciencia”. Con todo el esfuerzo en divulgación científica que muchas personas e instituciones están haciendo, y con tanta facilitad que tenemos ahora para acceder a información de corte científico, supongo que el interés en la ciencia será creciente. He utilizado la herramienta Google Trends para comprobarlo y me he llevado una sorpresa que explicaré más abajo.

Google Trends es una web de Google en la que puedes introducir un término de búsqueda y la web te devolverá cifras sobre la cantidad de veces que los usuarios introducen ese término en su buscador. Puedes filtrar por tipo de búsqueda (en web, en imágenes, en noticias, en vídeos o en tiendas), por diversas categorías, por fechas y por países. Esta herramienta también te permite hacer comparaciones entre diferentes palabras. Google Trends es muy usada por las personas que tienen páginas web y buscan escribir sobre los temas que realmente están interesando a los internautas, bien por resultar útil o simplemente por conseguir más visitas a sus páginas. Es una herramienta habitual para los que buscan nichos de mercado a los que dedicar sus webs y maximizar sus ganancias en webs monetizadas.

Pues bien, busco la palabra “ciencia” (así, en español), para búsquedas en todos los países del mundo, desde el año 2004 hasta hoy y solo para búsquedas en páginas web. Lo primero que obtengo es una serie temporal donde se indica el nivel de popularidad del término. Un 100 en el eje vertical significa máxima popularidad y un 50 significa que las búsquedas de esta palabra se han reducido a un 50% del valor máximo. Esta es la gráfica:

Como puedes ver, da la impresión de que la tendencia en las búsquedas de la palabra “ciencia” ha disminuido progresivamente desde el año 2004 hasta ahora. El interés máximo en las búsquedas de esta palabra ocurrió en septiembre de 2004. Todos los años hay picos en el número de búsquedas de este término, curiosamente casi siempre coincidiendo con los meses de agosto y septiembre, pero esos máximos cada vez son más bajos. En agosto de 2016 el valor es de 55 frente al 100 de septiembre de 2004. Para mi sorpresa, y en contra de lo que esperaba encontrar, las búsquedas de la palabra “ciencia” en Google decaen, lo que da una pista de que el interés por la ciencia de la población con acceso a internet está decayendo.

Vayamos ahora a los datos por países. Google Trends nos puede dar información de en qué países se realizan más búsquedas (en relación al total de búsquedas de cualquier palabra en ese país) usando la palabra que queremos examinar.

 

Con los datos en la mano, queda claro que Cuba es el país que ocupa el primer lugar en cuanto al interés de su población por la ciencia frente a cualquier otra cosa que en ese país busquen en Google. Ocupa el primer lugar asignándole Google Trends un valor 100, mientras que el segundo lugar lo ocupa República Dominicana con un valor de 59. Con un nivel similar de interés a algunos países hispanohablantes (por ejemplo, México), encontrarás a Mozambique y a Angola, donde se habla portugués y la palabra “ciencia” se escribe prácticamente igual. ¿Y qué ocurre en España? Pues ocurre que nuestro valor en interés de búsqueda es un escaso 21, algo que personalmente me parece muy triste y muy mala señal para este país. En cuanto a Estados Unidos, país donde sabemos que hay una gran comunidad de personas que hablan el idioma español, la situación parece mucho peor, con un valor de 1 en el interés de búsqueda, pero no me arriesgaría a concluir nada sobre este dato porque los hispanohablantes de ese país es posible que hagan sus consultas en Google en inglés.

Esta es la serie temporal que muestra el interés por la búsqueda de la palabra “ciencia” en España a lo largo del tiempo, desde el 2004 hasta la actualidad.

Aterrador, ¿verdad? El máximo interés ocurrió en octubre de 2004 (valor 100). Desde 2001 se registran valores inferiores a 20, coincidiendo con los periodos vacacionales, justo cuando a nivel global veíamos que se producen los máximos. Da la impresión de que a nivel global en verano se hacen más búsquedas sobre ciencia, mientras que en España la famosa “desconexión” en la playita hace que ni busquemos información sobre el tema. La disminución tan pronunciada en el interés de búsqueda entre enero de 2004 y agosto de 2006 creo que merece un estudio por sí sola. En un primer momento pensé que podría tener algo que ver con la crisis económica (¿menos personas con acceso a internet? ¿menos interés en la búsqueda de empleo en ciencia por los recortes que sufrimos?), pero esta no tiene relación porque se considera que la crisis económica española actual comenzó en 2008.

Muy bien, esto es lo que encontramos para países de habla hispana. ¿Ocurre lo mismo si hacemos el análisis con la palabra “science”?

Pues sí, ocurre lo mismo, aunque el interés parece haberse estabilizado más desde 2011, y las fluctuaciones dentro de un mismo año son menores. Los mínimos tienen valores algo mayores que con la palabra “ciencia” y los máximos menores.

Así están las cosas. Si las búsquedas en Google son un indicador fiable del interés de la población por un tema, como así aseguran los buscadores de nichos de mercado, el panorama es muy feo. Yo creía que el interés iba a más, pero estaba completamente equivocada. Algo hay que hacer para acabar con esta tendencia global al desinterés por la ciencia.

ACTUALIZACIÓN

Un investigador me ha hecho un comentario que he considerado muy interesante. Él tiene sus dudas de que este análisis responda a mi pregunta inicial, porque me comenta que no cree que las búsquedas de temas relacionados con ciencia suelan incluir precisamente la palabra “ciencia”. Me pide que analice qué ocurre con conceptos científicos más específicos, como por ejemplo “cambio climático”, “biología”, o “relatividad einstein” Esto es lo que he encontrado:

Las búsquedas a nivel global del término “climatic change” (cambio climático) claramente han disminuido y desde 2013 parece que se mantienen relativamente estables pero son muchas menos que antes del 2008. En español parece que hay cierto repunte al alza desde el 2014, no llegando a alcanzar los valores de picos acontecidos en 2007 y en 2010, pero al menos parece que hay una cambio de tendencia.

Veamos qué ocurre si buscamos “relatividad einstein”, “relatividad general” o “relatividad especial”:

Hay términos que por sus tendencias de búsquedas denotan quién usa Google para buscar información sobre ellos. Por ejemplo, veamos qué ocurre si analizamos las tendencias en el interés de búsquedas de la palabra “mitocondria”:

Claramente estas búsquedas son hechas por escolares, pues el interés se mantiene estable a lo largo de los años y los mínimos en la gráfica aparecen sistemáticamente en julio y en diciembre.

Otros términos relacionados con noticias recientes obviamente tendrán valores altos en los últimos datos del eje horizontal. Un ejemplo, con “ondas gravitacionales”:

Otro ejemplo, con el famoso bosón de Higgs. El máximo puede observarse claramente en julio de 2012, coincidiendo con el anuncio del CERN de la observación de esta partícula. Luego el interés ha tenido sus picos, pero en general ha decaído muchísimo respecto a esa fecha de julio de 2012.

Creo que está claro que hay términos relacionados con la ciencia que siempre tendrán un número relativamente estable de búsquedas en Google, debido a que están relacionados con asignaturas en las que los estudiantes buscan internet como fuente de información. También que hay otros términos que obtienen su máximo de búsquedas cuando se produce una noticia llamativa en relación a ellos, pero luego el interés decae mucho. Por último, mi conclusión es que “ciencia” es una palabra que en Google Trends nos da una buena idea de cuál es el interés general en el tema (noticias sobre ciencia, libros de ciencia, trabajo en ciencia, información sobre ciencia, …), por lo que los datos indican que se pierde interés en el conocimiento de cómo funcionan las cosas. Una pena.

 

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Observando el cielo nocturno con calima

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Hoy es una de esas noches de verano en las que la temperatura no invita a dormir. Mi termómetro en casa marca 26.1ºC ahora mismo (1:24 h). Con cielos despejados, lo mejor en estos casos es abrir la ventana y mirar al cielo.

Mientras deleitaba la vista a través de unos pequeños prismáticos de 7×35, apunté de nuevo la cámara fotográfica al cielo, como había hecho unos días antes. Hay polvo en suspensión en altura, las concentraciones de polvo en medianías y a nivel de superficie también son altas, como se muestra en esta figura capturada de la sección de predicción de calimas de este mismo blog.

concentraciones PM10

Como puede verse en la figura, algunas estaciones de medida registraban valores de concentración de PM10 incluso superiores a 100 ug/m3 durante la mañana de hoy.

Con este escenario de presencia de polvo en suspensión, que sin duda afecta a la visibilidad vertical, disminuyendo la transparencia y aumentando la extinción, ¿cuál sería la estrella más débil que podría captar con mi cámara? Seguramente jugando con el ISO y el tiempo de exposición podría detectar algo más débil, además de que solo puedo apuntar desde mi ventana a distancias cenitales muy altas, pero en esta foto ya superé la magnitud 7 que alcancé en mi primer experimento hace unos días. En esta imagen, captada a ISO 800, f/5.0 y 15 segundos de exposición el 30 de agosto de 2016 a las 00:10 h (UTC+1), la estrella más débil que llego a identificar es Hércules y al Noreste de la Corona Borealis.

identificación estrellas

Ya solo podré hacer este tipo de observaciones en días de buen tiempo que además coincidan con fin de semana (se acaban las vacaciones), pero seguiré haciéndolas. Vale la pena disfrutar de la tranquilidad de la noche, de la inmensidad del cielo y además siempre se aprende algo nuevo.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Astrofotografía sin telescopio

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Esta semana, aprovechando los cielos despejados que durante unas noches nos ha brindado este mes de agosto, me animé a poner a prueba mi cámara de fotos compacta apuntando al cielo estrellado. Ya había hecho mis pinitos en la astrofotografía hace muchísimos años, cuando teníamos solo a nuestro alcance cámaras analógicas. En ese momento había que pensárselo mucho para apretar el botón y hacer la foto, pues el gasto en dinero de película y revelado no era precisamente poco. Yo recuerdo subir a la azotea del piso de mis padres con una cámara compacta, una película de 400 ASA y hacer allí mis experimentos. No era el equipo indicado ni por asomo, pero algunas fotos salieron sorprendentemente bien. Ahora todo es mucho más fácil con las cámaras digitales.

Si tienes una cámara digital que permita regular la sensibilidad (no hace falta llegar a los ISO más extremos) y el tiempo de exposición, puedes intentarlo. En la mía, una Sony HX50, puedo seleccionar el modo manual para enfocar al infinito, seleccionar el ISO adecuado, haciendo pruebas porque afecta mucho la contaminación lumínica, y ajustar el tiempo de exposición hasta un máximo de 30 segundos. Con la cámara en un trípode, apuntando a la zona del cielo que tengo disponible desde una ventana que da a la calle, y usando el disparo con retardo (ajusto a 10 segundos entre que pulso y empieza la toma de la fotografía) para evitar vibraciones del trípode, me lancé a hacer pruebas. Ninguna de las imágenes que vas a ver aquí tienen tratamiento alguno. Están tal cual salieron de la cámara en formato jpg, porque mi cámara no permite tener el formato RAW.

conjunción saturno marte

ISO 800, f/6.3, 10 segundos de exposición. Día 23 de agosto de 2016 a las 23:43 h. (UTC+1).

Lo que quería inmortalizar en foto era precisamente ese trocito de cielo donde puede verse a Saturno y Marte muy juntos, cerca de la estrella Antares en la constelación de Escorpio. Como esta foto me salió a la primera, a pesar de tener bastante contaminación lumínica y poca porción de cielo para observar, empecé a hacer otras pruebas, apuntando a otras zonas e incluso usando zoom para evitar que saliera en la foto el marco de la ventana. La siguiente muestra está hecha a ISO 400 para disminuir el tiempo de exposición a 10 segundos. Se pueden apreciar trazos en las estrellas, debido a su movimiento aparente, y se aprecian algunas más azuladas.

trazos estrellas

ISO 400, f/6.3, 30 segundos de exposición. 24 de agosto de 2016 a las 00:10 h (UTC+1)

A continuación la misma toma unos minutos antes, con el mismo tiempo de exposición pero a ISO 800. Al haber cambiado las estrellas un poquito su posición en el cielo la comparación no es inmediata, pero si te fijas bien en esta próxima imagen verás más estrellas que arriba. Aunque hay más ruido en la imagen y el fondo se ve de un color más claro, hay trazos muy débiles que en la de arriba.

trazos estrellas astrofotografía

ISI 800, f/6.3, 30 segundos de exposición: 24 de agosto de 2016 a las 00:02 h (UTC+1)

Comparando con la información del software Stellarium, en esta imagen la estrella más débil que podemos observar es de magnitud 7. Creo que no está muy mal para haber hecho la foto desde una ventana en la que tengo muy cerca una farola.

Pues así estuve esa noche y la siguiente, trasteando con la cámara hasta que las nubes lo permitieron, y también disfrutando del cielo con unos pequeños prismáticos (de lo que hablaré en otro post). Esta me encanta, mirando algo más hacia el norte. Las estrellas tienen un poquito de trazo porque es una exposición de 30 segundos, pero así sin tratar quedó el cielo bastante oscuro y me gusta.

astrofotografía con cámara compacta

ISO 400, f/5.6, 30 segundos de exposición. 26 de agosto de 2016 a las 00:12 h (UTC+1)

Bien, pues tras muchas tomas, algunas mejores que otras, llegó la sorpresa al revisarlas en el ordenador. En una de las fotos hay un trazo que no consigo identificar. Por su dirección claramente no es una estrella. Como son muchos píxeles, descarto que sea un problema de la CCD de la cámara. Se me ocurrió que la respuesta obvia sería que registré el paso de un satélite artificial, ya que se pueden ver muchísimos fácilmente si miras un rato al cielo, pero buscando en Stellarium y en otros programas de simulación del cielo, no parece que esa sea la respuesta. Aquí va la imagen, en la que tras mucho esfuerzo (me dieron las 2:30 de la mañana tras varias horas identificando estrellas) pude identificar estrellas para ubicar esa porción de cielo. He puesto los nombres de algunas en rojo y he señalado dentro de un círculo amarillo los píxeles misteriosos.

rayo cósmico en fotografía

23 de agosto de 2016 a las 23:33 h (UTC+1). ISO 400, f/5.6, 20 segundos de exposición

Un zoom para verlo mejor:

objeto extraño en el cielo

objeto extraño en el cielo

El satélite Iridium 83 pasó justo por esa zona ese día, pero no a esa hora según Stellarium (pasó a las 00:53 hora local), y tampoco con un movimiento que pudiera describir ese trazo tan vertical.

paso del satélite Iridum 83

Simulación de Stellarium donde puede verse al satélite Iridum 83 a las 00:51 h del día 24 de agosto de 2016.

¿Habrá un error en el cálculo de la posición del satélite y es el Iridium 83 lo que capté? ¿Se puede tratar de otra cosa, como por ejemplo un rayo cósmico? ¿Será simplemente cualquier tipo de artefacto en la imagen? Si se te ocurre qué podría ser, por favor escribe en los comentarios.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Usando Raspberry Pi 3 para subir datos a la web

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Desde hace unas semanas en este blog puedes encontrar una sección con mapas de predicción, imágenes de satélite y datos de concentración de polvo en tiempo real para que puedas estar prevenido ante una intrusión de polvo africano (calima). Es algo que tenía muchas ganas de hacer desde hace tiempo, ya que trabajé durante casi 12 años realizando diariamente predicciones de calima que se publicaban en una web, pero esa web ya no existe y sé que hay mucha gente que la echa de menos, especialmente personas con problemas respiratorios que necesitan disponer de esta información. La información no es tan clara como la de aquella web, ya que no puedo hacer un resumen de los datos y redactar un texto con la predicción diariamente como hacía antes, pero he automatizado y explicado todo para que esté lo más claro posible.

Esta sección de la web ha estado funcionando durante muchas semanas gracias a unos scripts que corrían en un viejo ordenador portátil con sistema operativo Linux. En mi anterior entrada del blog expliqué algunos comandos que estoy usando para ello. El caso es que tenía un portátil enchufado a la corriente eléctrica y conectado a internet las 24 horas del día, con el gasto y ruido que esto supone. Para ahorrar en energía, en espacio sobre la mesa y en ruido, he pasado todo a una Raspberry Pi.

Una Raspberry Pi es un pequeño ordenador del tamaño aproximado de una tarjeta de crédito. Todo está contenido en una única placa, y han ido saliendo diferentes versiones hasta la actual Raspberry Pi 3 Model B, que es la que estoy usando. Puedes consultar información sobre la historia de este dispositivo aquí. Este pequeñísimo ordenador, que incluye en este modelo conexión WiFi, Bluetooth, HDMI, puerto Ethernet, 4 conectores USB, lector de tarjetas SD, un zócalo para conectarle algunas cosas que podrían ser útiles en algunos proyectos, como por ejemplo sensores (de temperatura, de humedad…), y potencia más que suficiente para utilizarla en la mayoría de proyectos que se te pasen por la cabeza. En este caso, para mi proyecto de adquisición, procesado y subida de datos a la web, me habría bastado con modelos menos recientes, pero compré el último modelo porque no su precio no llega ni a 50 €. Eso sí, hay que comprar por separado la tarjeta microSD, pues no viene en la caja, pero eso no te supondrá mucho más de 6 € más.

Para proteger esta pequeña placa-ordenador tienes dos opciones, comprar una caja de las que pueden encontrarse fácilmente en el mercado, o hacer una. El ordenador es tan pequeño que con cualquier cajita de cartón a la que puedas hacer unas cuantas aperturas para los conectores te servirá. Por internet también puedes encontrar plantillas para imprimir y montar una caja. Yo me quise dar el capricho de hacer la caja yo misma con material que suelo usar para manualidades: cuentas de colores de tipo Hama Beads. La caja está hecha con las Pysslas que se compran en Ikea, y el adorno con el logo de Raspberry Pi lo hice con otras de un tamaño más pequeño, compradas en tiendas de productos chinos. Esta es una primera versión, con dos laterales al aire para poder extraer la tarjeta más cómodamente mientras sigo probándola, pero no descarto mejorarla.

Caja Raspberry Pi 3 Caja Raspberry Pi 3 Caja Raspberry Pi 3 Caja Raspberry Pi 3

Si compras una Raspberry para cualquier proyecto, lo que te recomiendo es que una vez instales el sistema operativo aproveches para hacerle una actualización. Yo le instalé el sistema operativo Raspbian, que es una distribución Linux basado en Debian y optimizado para estos pequeños mini-ordenadores. Una vez instalado, corrí los comandos apt-get update y apt-get upgrade. Así tendrías las últimas versiones de todos los paquetes instalados en tu sistema operativo Linux.

Una vez instalado y actualizado el sistema operativo, copié mis scripts del portátil a la Raspberry Pi, conectándome a esta por SSH con el comando scp. Luego modifiqué en los scripts, ya en la Raspberry Pi, para que la ruta de los ficheros fuese la correcta (solo tuve que cambiar el nombre de usuario, que por defecto es pi).

De entre los comandos que ya ejecutaba en mis scripts, encontré que algunos no funcionaban porque no estaban instalados por defecto. Por ejemplo, necesito un comando para cortar solo una porción de los mapas de predicción de polvo del NAAPS y del NMMB-Dust, que son las porciones que luego subo a la web, y ese comando es parte del paquete Imagemagick. Para instalarlo, ejecuté apt-get install imagemagick y con eso ya estaba disponible. Encontré algún otro comando que no funcionaba, pero todo se solucionó de la misma manera.

Y de momento eso es todo. La sección de predicción e información sobre calimas está funcionando gracias a esta pequeña plaquita que está ahí, en un rincón de la mesa junto al router, alimentada por un cargador de móvil (según para lo que la uses, la puedes alimentar hasta por un simple USB), sin hacer ruido y ahorrándome un montón de espacio en la mesa. Todo costó menos de 60 €, solo unos minutos para instalar el sistema operativo y poner a correr los scripts, y un ratito de artesanía para hacer yo misma la caja a mi gusto.

Para más adelante dejo otro proyecto que tengo en mente desde hace tiempo, que es montar una pequeña estación meteorológica que sirva datos en tiempo real a la web, también usando uno de estos pequeños ordenadores.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Usando wget, awk, paste, cut y sed para tener datos en tiempo real en la web

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

En agosto de 2014 escribí en este blog sobre cómo representar gráficas en una web usando Dygraphs, una librería en Javascript que es ampliamente utilizada para publicar representación gráfica de datos en internet. En esa ocasión mostré un ejemplo cargando unos cuantos datos directamente en el código que hace la representación de la gráfica, pero comentaba que se puede hacer dándole directamente la ruta de un fichero .csv. Esta semana he estado trabajando un buen número de horas para ir un poquito más allá con esta herramienta. La idea era mostrar en la sección “predicción polvo africano” de este blog, datos en tiempo real (promedios horarios de las últimas 24 horas) de las concentraciones de polvo en diferentes puntos de Canarias.

Los datos provienen de la web de la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire del Gobierno de Canarias. Son datos que pueden consultarse libremente en dicha web pero, curiosamente, solo pueden verse en formato tabla. Se pueden descargar en formato .csv, en excell y en pdf, pero no te los representan en una gráfica. Mi idea era realizar yo la gráfica automáticamente, totalmente actualizada, y que se pudiese consultar en mi blog. Todo lo hice desde un ordenador con sistema operativo Linux.

grafica con dygraphs

La primera tarea, lógicamente, fue ingeniármelas para bajar los datos. En teoría debería ser lo más sencillo del mundo: un wget apuntando al enlace donde están los datos y listo. El problema es que en la web fuente de los datos no hay links fijos, sino que llaman a algún tipo de script para generar los datos. Además, todos los ficheros bajan con el mismo nombre. Dos días estuve (estuvimos, que conté con ayuda) intentando averiguar cómo hacerlo. Al final lo conseguimos, y lo que voy a mostrar aquí es el comando básico de wget para bajar un fichero y renombrarlo. Sería así:

wget -C “http://www.nombredelaweb.loquesea/rutaalfichero/” -O fichero1

El -O al final es lo que usas para renombrar el fichero que bajas. Como yo tenía que bajar muchos ficheros, ya que publican los datos por zonas de las islas, y los ficheros originales tienen todos el mismo nombre, tengo que usar esta opción sí o sí.

A partir de aquí lo que tenía eran 11 ficheros (csv en mi caso) con un montón de datos. Los ficheros .csv son como ficheros de excell (datos en filas y columnas), donde las columnas están separadas por una coma. Yo quería combinar los 11 ficheros en uno y quedarme con solo las columnas que me interesaban. Para ello usé el comando awk desde una terminal de mi distribución de linux.

Esta es la instrucción para combinar los ficheros (todos los que quieras).

paste -d , fichero1 fichero2 fichero3 fichero4 > ficherocombinado

Es importante que dejes un espacio entre la d y la coma. Luego vienen todos los nombres de los ficheros individuales, separados por espacios, y tras el > viene el nombre del fichero resultado de la combinación.

Una vez tienes el fichero combinado, con muchísimos datos, para quedarte solo con las columnas que necesitas tienes que hacer esto:

cut -d , -f 1,2,3,5,7,9,11 ficherocombinado > ficherorecortado

Lo que le hemos dicho al ordenador con esta instrucción es que se quede con las columnas 1,2,3,5,7,9 y 11 del fichero que creamos antes, y que el resultado lo escriba en el fichero resultante. Ojo, que aunque la instrucción se llame cut (cortar), lo que hay que darle es el número de las columnas con las que nos queremos quedar, no las que queremos eliminar.

Una vez tenía este nuevo fichero con justo los datos que necesitaba (fecha, hora y PM10 en diferentes estaciones de medida que elegí) yo me encontré con un problema: la librería Dygraph solo admite las fechas en formato yyyy-mm-dd hh:mm, y en los ficheros originales lo que tenía era dd-mm-yyy en la primera columna, y hh:mm en la segunda columna. Necesitaba entonces cambiar de formato la primera columna y, una vez hecho, unir la primera y la segunda con los datos de fecha y hora separados por un espacio. Para ello usé el comando awk:

awk -F , ‘{split($1, a, “-“)$1=a[3]”-“a[2]”-“a[1]” “}1’ OFS = , ficherorecortado > ficheroconfechaok

Fíjate en lo que hice ahí. Le he dicho que en la columna 1 hay algo que tiene tres valores separados por un guión, y lo que quiero hacer es que lo sobreescriba con los elementos cambiados de orden, es decir, el año (que aparecía en tercer lugar en el formato original dd-mm-yyy) lo quiero delante, el mes se queda donde está, y el día (que aparecía en primer lugar) lo llevo al tercero. Luego le doy el nombre del fichero (el de antes, el que recorté para quedarme con los datos que necesito) y al final le doy el nombre del fichero resultado.

Ahora vamos con la combinación de la fecha y la hora en una misma columna. Vuelvo a usar el comando awk para ello:

awk -F , ‘{($1=$1″ “$2)}1’ OFS = , ficheroconfechaok > ficherofinal

Lo que he hecho es decirle que en la columna 1 escriba lo que era la 1 combinada con la 2 y separadas por un espacio, que se encontraban en el fichero que escribimos antes, y el resultado de ello lo escriba en un nuevo fichero.

Ya está, con esto ya tendría todo lo necesario para subir este fichero por ftp a alguna carpeta de mi web, darle la ruta al Dygraphs y que él solito haga la representación gráfica.

Cuando lo hice me encontré un pequeño detalle más que quise corregir. Resulta que algunos de los nombres de las estaciones de medida de donde provienen los datos, que salen en la leyenda de la gráfica, tienen letras con tilde o contienen una ñ. En ese caso el Dygraphs no es capaz de escribirlos bien. Entonces decidí aprovechar para cambiar los nombres de las estaciones en el fichero final (primera fila del .csv), añadiendo además el nombre de la isla en la que están. Para ello primero tuve que cambiar la codificación del fichero, de iso-8859-15 a utf-8. Si no lo hacía, el paso siguiente no me funcionaba.

iconv -f iso-8859-15 -t utf-8 ficherofinal > ficherofinal_utf8

Ahora ya solo queda el paso final, que es usar el comando sed para sustituir palabras. Aquí tienes un ejemplo:

sed -i ‘s/Tefía-Puerto del Rosario/Tefia-Puerto del Rosario (Fuerteventura)/g’ ficherofinal_utf8

Lo que hace el comando sed ahí es buscar en el fichero ficherofinal_utf8 dónde aparece la cadena de texto Tefía-Puerto del Rosario. Una vez la encuentra, la sustituye por la cadena Tefia-Puerto del Rosario (Fuerteventura). Esto lo hice con todos los nombres de estaciones que contenían algún caracter que el Dygraphs no es capaz de representar en la leyenda.

Estas y más instrucciones, para representar también mapas de predicción e imágenes de satélite, están una detrás de otra en scripts que ejecuto cada hora en segundo plano en mi ordenador gracias al administrador de tareas Cron. El ordenador está encendido y conectado a internet las 24 horas del día, bajando y procesando los datos, subiéndolos por FTP a mi web, y a partir de ahí puedes verlos desde cualquier lugar.

Ya ya está, el resultado final puede verse en esta página. Espero que esta explicación te sea útil para trabajar con datos para representar gráficamente en tu web.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Starmus 2016, pequeña crónica del concierto Sonic Universe

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

El pasado viernes 1 de julio tuve la gran oportunidad de disfrutar del concierto Sonic Universe, en el marco de Starmus, una curiosa mezcla de congreso y festival musical que este año celebró su tercera edición, como siempre, en Tenerife.

El concierto comenzó a las 16:30 h y terminó a las 23:00 h, contando con la participación de grandes (muy grandes) músicos. Abrió el concierto la soprano Sarah Brightman, acompañada de la Orquesta Sinfónica de Tenerife. Espectacular, aunque a ratos tenía cierto puntillo Disney que no me gustaba del todo. A continuación, el más grande, no solo por tamaño sino por talento: Rick Wakeman, el legendario teclista de Yes que luego desarrolló una maravillosa carrera en solitario y acompañó a tantas y tantas estrellas (David Bowie y Elthon John por poner solo dos ejemplos). En cuanto salió al escenario y se sentó al piano me emocioné mucho.

Tras un descanso en el que pude hablar con el mediático Neil deGrasse Tyson (simpatiquísimo) y comprobar lo estirada que es mucha gente en una zona VIP, volvimos a la sala sinfónica del Auditorio de Tenerife Adán Martín para ver cómo entregaban los premios Stephen Hawking, momento en el que pudimos ver en el escenario al propio Hawking rodeado de todos los participantes en el festival. A través de la pantalla gigante, participaron el astronauta Tim Peake, Bono y The Edge (de U2), Sting y Peter Gabriel.

Arrow
Arrow
Slider

La banda de rock progresivo Anathema, al que sé que mucha gente quedó con ganas de ver por no encontrar entradas para el concierto, hizo un homenaje a Stephen Hawking con él en el escenario, usando su voz en el primer tema, una versión de Pink Floyd. No conocía a esta banda con potente directo, mucha percusión en el escenario y algún tema que me pareció extremadamente plano, pero que en general me gustó. Y tras Anathema, de nuevo el gran Rick Wakeman, esta vez acompañado del astronauta Chris Hadfield que nos ofreció su famosa versión de Space Oddity, tema que en su momento interpretó con la misma guitarra a bordo de la estación espacial. Para rematar el homenaje a David Bowie, Rick Wakeman nos regaló su interpretación al piano en solitario de Life on Mars, tema en el que tocó este instrumento en la grabación original de David Bowie. Este momento fue simplemente espectacular. Si Rick hubiera tocado sintetizadores en algún momento del concierto ya habría sido la bomba.

Para terminar el concierto, llegó Has Zimmer con su mezcla de sonidos orquestales y sintetizadores analógicos modulares. Fue curioso ver a Zimmer delante de un teclado controlador con un portátil, configuración que yo misma usé en una ocasión en ese mismo escenario. Claro, ya me habría gustado a mí contar con el pedazo de armario lleno de cables y luces que teníamos esta vez en el escenario, del que salían estupendos sonidos sintetizados. Zimmer interpretó una serie de temas compuestos específicamente para esta ocasión, inspirados en conceptos de la astrofísica que nos fueron presentados justo antes en una magnífica conferencia divulgativa. En un momento dado, mientras Zimmer tocaba con su banda (The Black Holes), salió a escenario Brian May. Siempre es emocionante ver a May con su guitarra, aunque me decepcionó un poco porque su interpretación no fue lo que muchos esperábamos de él. En todo caso, un gustazo igualmente poder verle y escucharle en directo.

Fue un verdadero placer poder disfrutar del concierto, y una pena perderme el resto del festival, especialmente las magníficas charlas y la fiesta de las estrellas con Brian Eno. Las obligaciones laborales mandan. Habiendo vivido esta experiencia, gracias a la invitación del Parque Científico y Tecnológico de Tenerife, intentaré no perderme las siguientes. Mi pasión por la ciencia y la música hacen que este sea el evento perfecto para mí.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Ciencia por encima del nivel de las nubes

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

El pasado día 18 de junio asistí al IV Seminario de ACOMET (Asociación de Comunicadores de Meteorología) que tuvo lugar en el Observatorio de Izaña. En el salón de actos del observatorio pudimos disfrutar de varias e interesantísimas charlas donde se explicó su historia y los diferentes programas de observación que en él se llevan a cabo, todo de la mano de profesionales del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña, colegas míos de mis días en los que trabajaba allí, hasta hace algo menos de dos años.

Esta fue una jornada en la que, además de las charlas, disfrutamos de una visita guiada a diferentes laboratorios del Observatorio, en un día con condiciones meteorológicas espectaculares. Hice muchas fotos de este precioso día y he querido traer algunas aquí. Que sirva como muestra de la belleza del entorno del Observatorio de Izaña, un desconocido para muchísima gente de la propia isla de Tenerife, que no son conscientes de tener en casa un laboratorio ideal para monitorizar la atmósfera haciendo ciencia por encima del nivel de las nubes.

Arrow
Arrow
ArrowArrow
Slider

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Actualizando de OSX Snow Leopard a El Capitan

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Después de tantos años con el sistema operativo original de mi MacBook Pro de verano del 2011, el OSX 10.6.8 Snow Leopard, por fin me atreví a actualizarme a la nueva versión El Capitan. No es fácil que yo actualice un sistema operativo. Si me funciona todo bien, para qué cambiar. Si puede ocurrir que algunos programas importantes para mí luego no sean compatibles, para qué arriesgarme.

Este último fue el motivo principal para no actualizar después de un tiempo pensando en hacerlo. Había leído que el MATLAB R2010a no iba a funcionar, y lo necesito para hacer cálculos. También había leído que el Logic Pro nunca funcionaría con este nuevo OSX, y eso significaba que podía perder el secuenciador donde principalmente hago mi música en mis ratos libres. Aún así hoy me arriesgué y, tras hacer ayer una copia de seguridad con Time Machine, bajé El Capitan y lo instalé.

Primer “incidente”: la descarga a través de la App Store era extremadamente lenta. Buscando en foros encontré que es un problema habitual y que se podría solucionar añadiendo unas direcciones DNS a la configuración de red. Lo hice y la cosa empezó a mejorar.

Segundo “incidente”: sí, sé que parece una tontería, pero el ordenador comenzó a hacer ruidos que provenían de pulsaciones de las teclas de función. Quien pulsaba las teclas era Señor Newton, que se puso cómodo sobre el teclado. 🙂

gato ordenador

Tras conseguir que Newton bajara de su improvisado asiento, la instalación tardó muchísimo en terminar, entre la descarga y esas instalaciones en las que por una hora ves un mensaje que te informa de que restan 29 minutos para finalizar. El tiempo es relativo, dicen.

Finalmente, todo funcionando y sorpresa: algunos programas que muchos usuarios decían (foros, redes sociales…) que no iban a funcionar, sí lo hacen. Por ejemplo, el Logic Pro funciona perfectamente, solo que algunos plugins no son compatibles (solo 5 de entre más de 400 en mi caso). Mi versión de MATLAB no funcionaba pero me indicaba que podría hacerlo si instalaba una versión anterior de Java, y me proporcionaba un enlace. Ese enlace me llevó a una página de Apple donde hay una versión de Java 6 especial para que programas antiguos funcionen en el nuevo OSX. MATLAB también necesita ejecutar X11, y lo han resuelto a través de un proyecto de Apple que se llama XQuartz, creado para dar soporte de X11 a OSX.

Siguen funcionando programas importantes para mí como UltraEdit, Tunnelblick, VNC Viewer, iMovie o el paquete Office, R Studio, Papers 2.1.12, o VeusZ. Además, por fin he podido instalar Writefull App, un interesantísimo programa del que ya escribiré con detalle en otra entrada.

Me temo una disminución de la velocidad en el ordenador (o al menos esa es mi primera impresión) y algunas nuevas cosas a las que deberé acostumbrarme, pero creo que ha valido la pena el cambio. Además, he aprendido que no siempre hay que hacer caso a los que dicen que dejará de funcionar tal o cual programa, porque las incompatibilidades no eran tantas como pensaba tras leerles. En resumen, creo que tendría que haber dado este paso adelante hace mucho tiempo y no temer tanto a las actualizaciones.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Langostas del desierto: por qué cada vez las vemos menos

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

La semana pasada unos compañeros de trabajo me preguntaban por qué cada vez vemos menos langostas del desierto, aunque sigan ocurriendo calimas. Esta es una pregunta que no sorprende en Canarias, pues aquí prácticamente todos hemos visto alguna vez langostas en días de intrusión de polvo africano. Hace algunas décadas se veían auténticas plagas. En Canarias, gente de la edad de mis padres nos pueden contar historias sobre plagas de langostas. Sin embargo, en otras latitudes esto de la llegada de langostas del desierto puede resultar más extraños y merece una explicación previa a la respuesta a la pregunta inicial.

Las langostas del desierto (Schistocerca gregaria) es un insecto parecido a un saltamontes, que en África y Asia es una auténtica amenaza para las cosechas. Normalmente se encuentran en zonas áridas (desiertos) y semiáridas de estos dos continentes, pero cuando hay plagas pueden llegar a viajar hasta zonas bastante alejadas de sus zonas de origen. Como decía antes, en Canarias es habitual ver algunas langostas durante esos días en los que el viento sopla de componente Este o Sureste, en los que ocurren los episodios de intrusión de polvo africano. En 1954 llegaron a las islas británicas, y en 1988 viajaron mucho más: desde el Oeste de África hasta el Caribe en solo 10 días.

langosta del desierto

Langosta del desierto avistada en Tenerife. Día 18 de diciembre de 2012. Foto de Oliver Behrmann.

Estos insectos, como su propio nombre en latín indica, son gregarios. Bueno, en realidad al principio son solitarios, pero cuando se juntan unos cuantos se hacen amiguitos y forman sus bandas de amiguitos. Me explico: cuando en una zona se han producido lluvias y crece vegetación, las hembras depositan sus huevos y, si sigue lloviendo lo suficiente, estos eclosionan y las nuevas langostas van a esa vegetación a comer. Allí se encuentran y entran en contacto físico. Las patas de detrás de unos chocan con las de otros, y bueno…dicen que el roce hace el cariño. 🙂 A partir de ese contacto físico se hacen gregarios, cambian de color, sus cuerpos cambian (se acortan) y cada vez se atraen más unos a otros, cosas de las feromonas, de manera que forman enjambres.

Las langostas del desierto vuelan en la dirección del viento, a una velocidad de entre 16 y 19 km/h, y pueden permanecer viajando durante varios días. De noche descansan, así que si están volando sobre tierra simplemente se posan en tierra firme, pero si están volando sobre mar forman una especie de balsas, donde las langostas en contacto con el agua se sacrifican, y las demás viajan sobre sus cadáveres. Dependiendo de las condiciones a las que se encuentren, estos insectos pueden vivir entre 3 y 5 meses. No pueden hacer daño a los animales ni a las personas por picadura ni mordedura, pero sí que son una amenaza real para la población de muchos países debido a que arrasan con las cosechas. Uno de estos insectos consume en un solo día aproximadamente el equivalente a su propia masa, unos 2 g de vegetación, siempre vegetación verde. En la web de FAO Locust Watch han hecho las cuentas y son claras: si en 1 km cuadrado puede haber un enjambre formado por alrededor de 40 millones de langostas, y cada una come unos 2 g de vegetal fresco al día, ese enjambre está comiendo lo que 35000 personas podrían comer ese día, suponiendo que una persona come alrededor de 2.3 kg de comida al día. No podemos culpar a estos bichitos de las hambrunas en África, pero desde luego hacen daño en este sentido.

Pues bien, veamos ahora entonces por qué antes era habitual ver plagas de langostas en Canarias y otras zonas alejadas de las zonas donde nacen, y ahora esto no suele ocurrir. La respuesta está en la continua vigilancia y fumigación con biopesticidas que llevan a cabo los ministerios de agricultura de los países más afectados, con ayuda del Centro de Emergencia para las Operaciones contra la Langosta, dependiente de Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (más conocida como FAO, por sus siglas en inglés). Es difícil monitorizar dónde se encuentran las larvas, los adultos o los enjambres viajando. Tenemos que tener en cuenta que estamos hablando de áreas geográficas muy grandes, en países donde normalmente no es fácil moverse, no hay buenas infraestructuras, es difícil formar a especialistas en la materia, hay problemas de seguridad, puede haber problemas políticos entre países que necesitarían aliarse en esta lucha, etc. Además, para dificultar más las cosas, las langostas no se llegan a observar con los típicos satélites meteorológicos. Con los satélites militares sí podrían observarse pero, como ya podrás imaginar, a estas imágenes no se puede acceder fácilmente y además contienen tanta información que estos países no tendrían capacidad para usarlas. Son muchos los problemas a los que se enfrenta el control de la langosta, pero afortunadamente cada vez se tienen más bajo control. Por eso, porque se detectan con mayor o menor dificultad, se siguen y se fumiga con pesticidas, cada vez hay menos plagas y cada vez es más raro verlas alejadas de las zonas áridas y semiáridas donde se originan.

En esta web puedes encontrar la última información sobre dónde están localizadas y hacia dónde se prevé que vayan, con mapas que muestran la situación actual y mapas de riesgo. Ahora mismo, en el momento de escribir estas líneas, la mayor preocupación está en lo que puede ocurrir en Yemen.

Por último, si se te ha pasado por la cabeza la idea la típica broma de hacer una paella con estas langostas, quiero que sepas que sí son comestibles. 🙂 En Camboya, Uganda, Filipinas o Méjico, solo por poner unos cuantos ejemplos, las cocinan y se las comen. ¡Son muy ricas en proteínas!

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


El microondas, el vaso de agua y la cuchara

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

La semana pasada en clase surgió una interesante pregunta: ¿por qué en las instrucciones de los hornos microondas nos indican que pongamos una cuchara en el vaso si calentamos en él agua? ¿No se supone que no podemos introducir objetos metálicos en el microondas?

Tengo la suerte esta curso de dar clase a un grupo que pregunta mucho. Eso me gusta, porque quiere decir que están bien atentos y uniendo puntos, es decir, relacionando los conceptos físicos que vemos en clase con cosas de la vida diaria. Aveces me hacen preguntas para las que, sinceramente, no tengo una respuesta en el momento. Otras veces simplemente no hay tiempo para detenerse mucho en estas explicaciones porque la programación de la asignatura es la que es. En todo caso, siempre prometo que les presentaré una buena explicación. Aquí va entonces la respuesta a la pregunta del microondas, el vaso de agua y la cuchara. Está respondida en más de una web, pero nunca está de más volver a explicarlo.

El símbolo que suele encontrarse en los manuales, o incluso en una pegatina en algunas marcas de hornos microondas, es este.

microondas cucharilla vaso agua

Fuente: cuantarazon.com

En la imagen de arriba ya muestran su desconcierto por el símbolo. 🙂

La explicación al hecho de que nos recomienden meter una cucharilla de metal en el vaso de agua tiene que ver con un fenómeno físico del que ya he escrito varias veces en este blog, la tensión superficial, y también con el supercalentamiento del agua. Decimos que el agua se supercalienta cuando su temperatura llega a ser superior a 100 ºC, que es la temperatura a la que el agua comienza a hervir. En particular, en el microondas el agua se sobrecalienta por falta de lo que se denominan sitios de nucleación (un punto donde hay separación de fases, sólida, líquida y gaseosa, que puede ser por ejemplo una imperfección en el recipiente).

Todo el vaso se calienta muchísimo, muy rápido (un minuto es suficiente), pero no se forman las típicas burbujas que vemos cuando el agua está en ebullición en un recipiente en el que lo que tenemos el fenómeno de convección, porque en el microondas está en una situación metaestable. Ha seguido absorbiendo energía hasta calentarse por encima de los 100ºC, pero no ha entrado en ebullición.

Si el vaso está limpio y no hemos introducido una cuchara dentro, no hay sitio de nucleación y la tensión superficial del agua impide que se formen las burbujas. Esto significa que el agua está en un estado de equilibrio que puede terminar si introducimos una perturbación externa, como por ejemplo si de repente agitamos el vaso, o si introducimos una varilla para removerlo, o si le ponemos azúcar. Si no has metido una cucharilla dentro, cuando sacas el vaso de agua que está muy caliente y lo mueves, o causas cualquier otra perturbación al agua como las de los ejemplo anteriores, la tensión superficial se rompe y el agua comienza a hervir de forma que puede ser violenta. Esta violencia en la ebullición se debe a que es más fácil que tras la perturbación se forme una burbuja grande que una pequeña. Una vez que una burbuja comienza a crecer, la presión debida a la tensión superficial disminuye, así que es fácil que se expanda de manera explosiva. Por esto es peligroso calentar el agua así. Si se produce este fenómeno y el agua nos alcanza la piel, puede producirnos quemaduras.

Muy bien, ya entendemos el fenómeno del supercalentamiento del agua en el microondas, pero, ¿por qué una cuachara de metal, si dicen que en el horno microondas no se pueden introducir metales?

No es cierto que en el microondas no se pueda introducir cualquier objeto de metal. De hecho, las mismas paredes del microondas están recubiertas de metal, para que las ondas se reflejen, como si las paredes fuesen espejos. Todo está recubierto de metal, menos un punto que es justo donde está el emisor de microondas. Si metes una cucharilla de metal en el agua, esta se calentará un poco pero servirá para romper la tensión superficial, ya que estás introduciendo un punto de nucleación, por lo que el agua podrá hervir cuando llegue a 100ºC. La verdad es que también puedes meter otro elemento en en el vaso, como por ejemplo uno de esos palitos de madera para remover las bebidas, pero los fabricantes intuyen que lo que tenemos más a mano es una cucharilla metálica.

Si metes en el horno microondas un objeto metálico y con puntas (por ejemplo, un tenedor), ya es otra historia. En ese caso los electrones, como en cualquier metal, se mueven libremente, y se acumulan en las puntas, con lo que el efecto es como en un pararrayos. Se puede llegar a formar chispas, que no son en realidad peligrosas si tienes tu microondas limpio y no hay dentro ninguna sustancia que pueda entrar en combustión. Si no es el caso, sí se podría prender fuego dentro del horno.

Tampoco hay peligro en usar en el microondas un recipiente que tenga algún adorno metálico, de los que el fabricante nos dice que no lo usemos. Lo más que puede pasar es que se caliente mucho el adorno y se estropee, además de que absorberá energía que hará que el calentamiento de la sustancia en su interior sea menos eficiente, pero nada más.

¿Meter algo de metal en el microondas es tan malo como hacerlo funcionar vacío? Sí, es lo mismo. Los objetos metálicos ya comenté antes que reflejan las ondas, como lo hacen las paredes metálicas del propio horno. Si se reflejan hacia el punto emisor de las microondas, poco a poco van calentando ese punto y el dispositivo emisor se puede dañar. Es malo para tu horno, así que lo peor que puede pasarte es que tengas que comprar uno nuevo.

Compartir es gratis…Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone


Next Page