Mi blog personal sobre investigación y divulgación
Mi música inspirada en la ciencia
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email



También en Bandcamp: https://suburbia-music.bandcamp.com/

 

 

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
Atlas de emisiones de CO2
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Hace unos meses publiqué una entrada titulada “CO2, qué es por qué tratamos de reducir sus emisiones”, que podrás encontrar aquí. Hoy te voy a mostrar una herramienta bastante potente para estudiar cómo han variado las emisiones de CO2 en muchos países del mundo a lo largo del tiempo, desde 1990 hasta 2016, y con la que podrás comparar entre países. Se trata de la sección “CO2 Emissions” en a web Global Carbon Atlas. (Link aquí).

En la pantalla principal podrás ver un mapa donde la importancia en cuanto a cantidad de emisiones de CO2 se representa con un círculo negro más o menos grande. Cuando más grande es el círculo, más emisiones anuales. Puedes hacer zoom en el mapa para verlo con más detalle en alguna zona. En la barra horizontal de abajo puedes seleccionar el año, y si haces click en el botón de reproducción podrás ver una animación que te muestra cómo cambian las emisiones a lo largo del tiempo. Puede apreciarse en algunos países cómo afectó la reciente crisis económica internacional, y cómo en algunos países muy industrializados, sobre todo de Asia, aumentan las emisiones incluso en los últimos años, cuando en teoría todos deberíamos estar reduciéndolas para luchar contra el Cambio Climático.

En la columna de la izquierda hay un menú en el que puedes ver un ranking (top 5, top 10 y top 20) de países en cuanto a su emisión de CO2 a la atmósfera.

En el menú de la derecha hay otras opciones muy interesantes, como por ejemplo “Time series”, donde puedes ver una comparativa de la variación a lo largo del tiempo de las emisiones de CO2 en varios países. Te invito a que la visites para que veas, entre otras cosas, lo que parece más llamativo, que es lo que ha ocurrido en China.

En este proyecto Global Carbon Atlas participan investigadores de muchas instituciones, y los datos que se muestran también proceden de una serie de modelos y bases de datos que pueden consultarse aquí.

Espero que esta herramienta te resulte útil a la hora de realizar algún trabajo académico, o simplemente para curiosear y aprender.

 




Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
Cambio de signo en inecuaciones
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Hay dudas habituales en matemáticas sobre las que vale le pena escribir en este blog, aunque parezcan temas muy básicos de los que tratar. Al igual que ha sido un éxito la entrada sobre promedio de promedios, lo que me indican las preguntas de mis estudiantes en clase es que es necesario aclarar una duda habitual: cómo proceder con las inecuaciones. En particular, el problema parece estar en que no recuerdan qué hacer en las inecuaciones cuando hay que cambiar un signo.

Esta será, por lo tanto, una entrada muy sencilla sobre matemáticas básicas, pero espero que ayude a todo el que esté buscando en internet información sobre esta cuestión. Vamos allá con la explicación y algunos ejemplos.

Resolver una inecuación es buscar el valor (o valores) de la (o las) variables que hacen que siempre se cumpla la desigualdad. Por lo tanto, es igual que en una ecuación, solo que en vez de igualdad vamos a tener una desigualdad del tipo <, >, ≤, ó ≥ .

La manera de despejar las variables es igual que en una ecuación: para pasar al otro miembro de la inecuación cambiamos de signo o, si el número está multiplicando, lo pasamos dividiendo (y viceversa). La única diferencia está en que, si multiplicamos por un número negativo, debemos cambiar el signo de la desigualdad.

EJEMPLO 1

5x > -3

Si multiplico a ambos lados por -2, debo cambiar el signo de la desigualdad, que pasa de ser > a ser <

-10x < 6

Despejando la x obtengo: x < -6/10

 

EJEMPLO 2

5-x ≤ 12 ; -x ≤ 12-5 ; -x ≤ 7 ; x ≥ -7 , es decir, las x toman valores entre -7 (incluyéndolo) e infinito, esto es: [–7, +∞)

 

EJEMPO 3

 

7(3-x) ≥ 5 ; 3-x ≥ 5/7 ; -x ≥ 5/7 – 3 ; -x ≥ -16/7 ; Multiplico a ambos lados por -1 para cambiar de signo: x ≤ 16/7 , es decir, las x toman valores entre –infinito y 16/7 , esto es: (–∞, 16/7]

Espero que con estos tres ejemplos puedan practicar y resolver esta duda habitual.

 

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
El gran titular sobre pirámides y energía electromagnética
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
35Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Ayer nos sorprendía el periódico El Mundo con un titular bastante lamentable a raíz de una noticia sobre un estudio en la pirámide de Giza. No es este periódico el único que usó titulares similares. El titular era este: “La pirámide de Giza posee energía electromagnética en su interior”.

La pirámide de Giza posee energía electromagnética en su interior

La noticia es de la agencia Europa Press y el titular es todo un despropósito, ya que deja claro que quien lo redactó no tiene ni la más mínima idea sobre física básica.

La energía electromagnética es la energía debida a la existencia de un campo electromagnético y que se almacena en un determinado espacio. Esta energía se puedo calcular a partir de la suma de los cuadrados del campo eléctrico y del campo magnético. Cuando tenemos cualquier onda electromagnética, como puede ser la luz, radiación en el infrarrojo, microondas, ondas de radio, luz ultravioleta o cualquier otro tipo de onda cuya energía podamos situar en el espectro electromagnético, tenemos energía electromagnética. Por lo tanto, con solo la radiación en infrarroja que provoca (térmica) que produce cualquier cuerpo, o con solo la presencia de luz, ya tenemos energía electromagnética. Por lo tanto, es una obviedad muy grande que la pirámide de Giza posee energía electromagnética en su interior. Por supuesto que la posee, para saber eso no hace falta hacer ningún estudio, y por eso no es noticia.

Al día siguiente el periódico El Mundo cambió el titular, supongo que porque algunos lectores les hicieron saber del error a través de los comentarios. Este es el nuevo titular: “La Gran Pirámide de Giza puede concentrar energía electromagnética a través de sus cámaras internas”.

Gran Pirámide de Giza radiación electromagnética

Tampoco es que sea un gran titular, porque de nuevo es una obviedad, pero al menos parece dar una idea de que el estudio al que se refieren estudió cómo la estructura de la pirámide focaliza ciertas ondas electromagnéticas (en el estudio usan ondas de radio de longitud de onda entre 200 y 600 m). Eso sí, el artículo sigue destacando frases como “Un grupo de científicos ha descubierto que la estructura es capaz de albergar energía electromagnética debajo de su base y en sus cámaras internas” (por supuesto que alberga energía electromagnética, ya vimos antes que es obvio).

El artículo la verdad es que me parece muy poco divulgativo, porque parece más una mala traducción e interpretación del artículo científico al que enlazan, publicado en la revista Journal of Applied Physics, que otra cosa. Da la impresión de que quien lo redactó no sabía muy bien qué estaba haciendo.

En Daily and Sunday Express van más allá, le echan imaginación, y afirman algo de lo que el estudio no habla, y es que aseguran que esto podría ser una futura fuente de energía renovable.

Entiendo que todo lo que tiene que ver con pirámides es llamativo, y que además hay un público para todo tipo de teorías pseudocientíficas en torno a ellas que reinterpretará este tipo de artículos hasta llevárselos a su campo, con lo que tratar bien este tipo de noticias me parece fundamental. Desde el punto de vista de la divulgación de la ciencia no se puede permitir un titular como el que encabezó esta noticia.

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
35Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
¿Ondas de sonido que se convierten en ondas de luz? Imposible
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
24Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

La imaginación de los gurús de las pseudociencias es infinita. El artículo de este blog que más comentarios acumula, sin duda, es aquel en el que hablaba sobre las frecuencias del cuerpo humano, y supongo que esto es así porque diferentes técnicas pseudocientíficas supuestamente usan vibraciones, que es una palabra que les encanta, para según ellos, sanar diferentes dolencias. Las vibraciones, las ondas, y todo lo que tenga que ver con el espectro electromagnético, son temas muy golosos para estos gurús.

Buceando hoy por internet encontré uno de estos ejemplos: el gurú Jaggi Vasudev, también conocido como Sadhguru, mintiendo abiertamente sobre la física de las ondas. Lo que dice en el vídeo es que, si se dobla la frecuencia de un sonido, matemáticamente esa onda de sonido se convierte en luz.

Esta afirmación es una patada a la física. Solo con saber que el sonido es una onda longitudinal y la luz es una onda transversal, ya se puede ver claramente que esta afirmación es mentira. El problema es que esta clase de personas trata de engañar a los demás usando terminología científica, hace este tipo de afirmaciones ante personas que no tienen una mínima formación en ciencia, y luego pasa lo que pasa…que les consiguen sacar mucho dinero a base de charlas, libros, tratamientos o lo que sea que vendan, porque siempre venden algo.

Una onda longitudinal es aquella que, en su desplazamiento a través del medio por el que se propaga, la oscilación de las partículas del medio tiene lugar en la misma dirección que el desplazamiento de la onda. Una onda de sonido es, en particular, una onda longitudinal mecánica. Por otro lado, una onda transversal es aquella en la que la oscilación de una magnitud vectorial (o la oscilación de las partículas del medio si es una onda mecánica) tiene lugar en una dirección perpendicular a la dirección de propagación de la onda. Por poner un ejemplo, cualquier onda electromagnética (como la luz) es una onda transversal. En la luz, son los campos eléctrico y magnético los que oscilan perpendicularmente a la dirección de propagación de la onda.

Por lo tanto, es fácil ver que el gurú del vídeo anterior miente. Eso sí, queda genial hablar de física ante un público crédulo y con pocos conocimientos de esta ciencia, pues así todo suena más serio.

Hay un efecto denominado sonoluminescencia en el que algún lector podría estar pensando ahora mismo, pero la sonoluminescencia no tiene nada que ver con lo que afirma Jaggi Vasudev. Aquí les dejo un vídeo corto (eso sí, en inglés) sobre este efecto al que los científicos todavía no han encontrado una explicación definitiva. En el vídeo podrán ver cuáles son las hipótesis que se barajan, que no tienen nada que ver, como decía antes, con multiplicar frecuencias de vibración para supuestamente transformar sonido en luz.

 

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
24Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
Cámara deportiva Camview CV0131
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Hace unos días compré una cámara deportiva Camview modelo CV0131 con la intención de instalarla en el coche y poder hacer así mis habituales fotos y vídeos del cielo mientras conduzco. El objetivo, como siempre, es poder tomar imágenes del cielo y sus nubes, pero siempre sin comprometer la seguridad al volante, es decir, sin tener que mirar ni tocar para nada la cámara.

Llevaba tiempo queriendo probar una de esas cámaras de acción para esto, y me decidí por una cámara marca Camview modelo CV0131 que encontré en Cash Converters (eso sí, nueva), por 52 euros. En realidad la compré más barata porque aproveché un descuento del 15%. Lo que buscaba era una cámara con Wifi, a ser posible que grabara en 4K, con bastantes accesorios y a un precio de entre 25 y 45 euros.

La Camview CV0131 es una de esas cámaras chinas baratas cuyos accesorios son compatibles con las famosas Go Pro. Este modelo, como comentaba arriba, puede grabar en 4K, pero descubrí que tan alta resolución no me va a ser útil, al menos de momento, ya que ni mi ordenador es capaz de reproducir vídeos a 4K sin que se produzcan saltos y se vean artefactos extraños en la imagen. Descartada la grabación (de momento) en 4K, he hecho pruebas a 1080p y a 720p, además de probar la opción de timelapse de fotografías.

Lo primero a destacar es que la imagen que capta la cámara me parece en general bastante mala. Hay mucho escalonamiento (aliasing), y los colores se alejan bastante de la realidad. El tema de color seguramente se podrá arreglar modificando la configuración (balance de blancos, etc), pero lo del aliasing parece insalvable. Aquí tienes un ejemplo hecho en un día en el que, aunque había algo de calima, teníamos bastante luz en el exterior.

La función de timelapse es curiosa. Puedes configurar cada cuántos segundos quieres que se haga cada fotografía (hasta un minuto como máximo de tiempo entre toma y toma), y la cámara automáticamente crea un vídeo en formato mp4 con el resultado. El vídeo creado dura aproximadamente un segundo, así que todas las imágenes pasan muy rápido. En este ejemplo edité el timelapse con iMovie para ralentizarlo (lo dejé al 4% de la velocidad original), y aquí puede verse el resultado. Este ejemplo está hecho con una imagen cada minuto.

Creo que la cámara es bastante mediocre, aunque es cierto que no podemos esperar por 50 euros la calidad de una cámara de 300. La imagen no es muy buena, no tiene estabilizador de imagen y la batería no dura mucho (si acaso una hora de uso). En todo caso, para hacer vídeos sencillos para, como es mi intención, documentar el estado del tiempo y ver el cielo de un día concreto a lo largo de un viaje en coche, para hacer tomas en cámara lenta (permite hasta 120 fps en la resolución más baja), incluso para usarla como cámara web, y no gastar mucho más de 50 euros, puede ser útil.

 

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
Cómo escribir un artículo científico de investigación
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
27Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Todo investigador se ha enfrentado alguna vez a un momento crítico: la elaboración de su primer artículo científico de investigación, o como se les conoce coloquialmente incluso en español, su primer paper. La hoja en blanco puede ser una auténtica pesadilla si no se tienen las ideas claras y, por supuesto, si nadie antes nos ha explicado cómo empezar. Casi todo el mundo tiene un orden preferido a la hora de abordar las diferentes secciones de un artículo de investigación. También hay maneras óptimas de presentar los datos, herramientas que pueden aumentar nuestra productividad, cuestiones que seguro hay que tratar en cada sección, etc. Son muchas cosas a tener en cuenta y, si nadie nos ha hablado de esto antes, el primer paper puede ser una odisea.

artículo científico

Fuente: Wikipedia

Para quienes se adentran por primera vez en el mundo de la publicación de resultados de investigación, el primer paso lógico es leer. Leer, leer, leer, y leer más artículos de su área de estudio. Solo así se capta cuál es la estructura típica de los papers y qué hay que tratar en cada una de sus secciones. A mí como segundo paso me funcionó muy bien el no ser primera autora del primer artículo que firmé, sino hacer mi contribución estando muy atenta a cómo se desarrollaba el trabajo en grupo para dar forma al manuscrito final. El siguiente paso ya es llevar la batuta del trabajo, es decir, ser autor principal.

Actualmente hay una gran variedad de libros disponibles que hablan sobre el proceso de elaboración de un artículo científico, la gran mayoría en inglés. Es fácil encontrarlos. Yo quisiera compartir en esta entrada del blog un artículo disponible en Elsevier Connect precisamente sobre elaboración de artículos. El texto es de un autor español, Ángel Borja, y trata con mucho detalle algunos aspectos interesantes en cuanto a la estrategia a la hora de escribir un artículo de investigación, qué se espera encontrar en cada sección, y recomendaciones que a algunos ya nos pueden resultar muy obvias (como por ejemplo, la necesidad de que el tamaño de letra de una etiqueta de un eje de coordenadas sea el adecuado), pero que a los primerizos puede ayudar mucho. El título de este artículo es “11 steps to structuring a science paper editors will take seriously” y puedes encontrarlo aquí.

Algunas recomendaciones de este artículo que recomiendo me parecen esenciales para tener en cuenta. Un ejemplo es todo lo que recomienda en cuanto a la sección de discusión de resultados de un paper, como evitar especulaciones, o evitar valoraciones cualitativas (una temperatura muy alta, o altamente significativo, en vez de especificar el valor de la temperatura o el valor p de la prueba de significancia estadística). Otro gran ejemplo es la relación de preguntas que deben responderse en la introducción del artículo.

Desde la introducción hasta el listado de referencias, este artículo trata todo lo que debe saber cualquier investigador, sea del área de conocimiento que sea. Los que ya tenemos algo de experiencia publicando seguro que también encontramos buenos consejos e ideas. Espero que te resulte tan interesante como a mí.

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
27Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
CO2: qué es y por qué tratamos de reducir sus emisiones
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
42Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Dentro de unos días tras la publicación de este texto, el día 28 de enero, será el Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2. A este día también se le denomina Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre. Mucho se oye hablar y se lee sobre el CO2, probablemente el gas de efecto invernadero más popular entre la población, pero, ¿tenemos todos claro qué es el CO2? ¿Es peligroso? ¿Tiene siempre un origen artificial? Se puede escribir mucho sobre este gas, pero en esta entrada voy a tratar de resumir algunos aspectos importantes que, simplemente por cultura general, creo que todos deberíamos conocer.

Primero vamos a ver, de manera muy sencilla, qué es exactamente el CO2. Lo primero es aclarar que, por sencillez a la hora de escribir en páginas web, lo solemos ver escrito como CO2, pero realmente el 2 debe escribirse como un subíndice, así que la manera correcta de escribirlo es CO2. Este es un gas compuesto por un átomo de carbono y dos átomos de oxígeno. Las uniones entre átomos se realizan, en este caso, por medio de lo que se denominan enlaces dobles covalentes.

El CO2, contrariamente a lo que mucha gente a bote pronto piensa, puede tener origen natural. Lo emiten de manera natural los volcanes, algunas rocas al diluirse en agua o en un ácido, o las plantas en su proceso de respiración. También es un compuesto que se emite de manera natural en la fase de descomposición de un material orgánico, o durante la fermentación de productos tan apetecibles como el pan, la cerveza o el vino. Pero no solo es importante saber que puede tener origen natural, sino que estamos rodeados de él (lo hay en la atmósfera, en el mar, en los ríos, en las aguas subterráneas, en los yacimientos de petróleo, en los de gas natural, por poner unos ejemplos) y, de hecho, el CO2 es absolutamente indispensable para que la vida en nuestro planeta Tierra pueda tener lugar. Sin el CO2 no estaríamos aquí.

CO2 en superficie

Concentración de CO2 en superficie, día 23 de enero de 2018 a las 7:30 UTC. Fuente: GEOS-5 / GMAO / NASA a partir de la web https://earth.nullschool.net

Entonces, si el CO2 tiene origen natural y está por todos lados, además de ser necesario para la vida, ¿por qué se le teme tanto y celebramos este Día Mundial por la reducción de sus emisiones? Pues porque también puede tener origen antropogénico, es decir, origen debido a la acción del ser humano en el medio, y estas emisiones antropogénicas actualmente son tan importantes que aumentan mucho la concentración de este gas de efecto invernadero en la atmósfera, lo que contribuye al calentamiento global del planeta, algo que debemos evitar a toda costa. Las emisiones artificiales de CO2 más importantes producidas por el ser humano son debidas a la quema de combustibles fósiles para la generación de energía, ya sea para llevar electricidad a nuestras casas y a las industrias, o para mover nuestros vehículos, así como las propias emisiones industriales. Se suman a estas actividades contaminantes otras como la deforestación o la cría de animales.

Mediante medidas de la concentración de CO2 en la atmósfera se puede comprobar que, tras la Revolución Industrial, las concentraciones han subido un 45% respecto a la era pre-industrial (antes del año 1750). En el año 2017 la ONU alertó de que se alcanzó un nuevo record de concentración de CO2 en la atmósfera, con un valor de 403,3 partes por millón. Al ser el CO2 un gas de efecto invernadero, esto es, capaz de absorber y emitir radiación infrarroja (y por lo tanto, de radiación térmica), contribuye al calentamiento de la superficie y de la atmósfera inferior de nuestro planeta. Se constata, de hecho, que desde el año 1970 se puede relacionar el aumento de temperatura global con el aumento de concentraciones de gases de efecto invernadero. Este calentamiento global, como es sabido creo que por todos, puede causarnos gravísimos problemas en todo el planeta. Por lo tanto, es especialmente  importante reducir las emisiones antropogénicas de estos gases, y en particular las de CO2, favoreciendo, entre otras medidas, la generación de energías limpias (renovables + atómica y, como objetivo final, un modelo energético basado únicamente en renovables).

serie temporal CO2

Serie temporal de concentración de CO2 atmosférico medias en el Observatorio Atmosférico de Izaña (AEMET). Se puede observar claramente la tendencia creciente de esta serie.

Es importante, por lo tanto, que todos seamos conscientes del peligro que suponen las excesivas emisiones de CO2 a la atmósfera, y que entre todos luchemos por un planeta más limpio y más sostenible. Es por ello que se celebra este Día Mundial. Solo tenemos una Tierra y debemos cuidarla.

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
42Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
Beneficio negativo
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
1Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Llevo dos cursos impartiendo una asignatura llamada Matemáticas Empresariales. Es una asignatura de primer curso que comparten algunos grados universitarios relacionados con el mundo empresarial. En general todo transcurre como es habitual, es decir, quien atiende y trabaja supera bien la asignatura, y quien pasa olímpicamente suspende (porque no creo que estos últimos tengan menos capacidad que el resto de sus compañeros). El caso es que, independientemente de los buenos resultados de un estudiante en esta asignatura, he descubierto que casi todos tienen una cosa en común: ni se les pasa por la cabeza considerar que un beneficio puede dar un resultado negativo.

El cálculo de la función beneficio es un ejercicio típico. Damos una función precio (o dos, según estemos en problemas de funciones reales de una o dos variables reales), y de ahí calculan la función ingresos, pues los ingresos son el producto del precio por la cantidad de unidades vendidas. Damos también una función costes. El beneficio deben calcularlo como la diferencia entre los ingresos y los costes. Fácil, B(x,y) = I(x,y) – C(x,y)  si estamos con funciones reales de dos variables reales, o B(x) = I(x) – C(x) en el caso de funciones reales con una variable real.  A x e y llámalas como quieras (normalmente son cantidades q).

Pues bien, si ponemos valores a las variables x e y, es posible que ese valor de B sea negativo. ¿Por qué no? Puede dar tanto un valor negativo, como cero, como un valor positivo. Es económicamente posible. Un beneficio negativo significa básicamente que no ganas, lo cual es posible. Pero resulta que la mayoría de mis alumnos, y no será porque no se los haya explicado tropecientasmil veces, creen que el beneficio no puede ser negativo porque, oh Dios mío, las pérdidas no pueden existir. Hasta los alumnos más brillantes cometen a veces este error. Lo explican en la hoja de problemas o en el examen. En el mundo de algodón de azucar y piruleta en el que han sido criados los millenials, las pérdidas no existen. Siempre tienen que ganar, y si el resultado les parece que no les beneficia cierran los ojos y dicen que ese resultado no es posible.

Señores y señoras, despierten. Este mundo no es un escenario en el que todo sale bien y siempre ganas en los negocios. Los beneficios pueden ser negativos. Si tras sustituir valores en la función les sale que B es menor que cero, no está mal. Es económicamente posible, aunque lógicamente no es lo que busca el empresario.

Cuánto daño está haciendo la cultura del “todo va a salir bien si lo deseas”.

 

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
1Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email
Actualizar Garmin Forerunner 35
Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
8Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Hace meses compré un reloj deportivo Garmin Forerunner 35, no solo para registrar mis entrenamientos cuando salgo a correr (cada vez menos de lo que quisiera), sino para registrar otro tipo de cosas como la calidad de mi sueño, los pasos que camino al día, o que el reloj me avise cuando llevo mucho tiempo sentada y debería moverme un poco. En general estoy muy contenta con este reloj, pero hay una cosa que me traía de cabeza desde hace tiempo: no conseguía actualizar su firmware.

El firmware de un dispositivo electrónico no es más que el programa que controla su funcionamiento. Cuando actualizas el firmware sueles obtener nuevas funcionalidades, o correcciones de errores. Mi Forerunner 35 me avisaba de que tenía una nueva actualización disponible, pero a la hora de instalar esa actualización se quedaba completamente colgado, la barra de avance no se movía, y tenía que resetearlo para volver a la versión inicial del firmware que trajo de fábrica (la 2.7). En realidad yo solo había sentido la necesidad de actualizarlo por tener una versión lo más actual posible, pero desde hace unos días tenía un problema que ya me hizo plantearme buscar y rebuscar hasta encontrar la solución: al sincronizar con la app del móvil, o con Garmin Express (el programa para el ordenador), los textos del reloj pasaban de español a sueco. Sí, a sueco, como lo lees. 🙂

Pues bien, encontré en internet la solución y aquí la comparto para quien no sepa inglés (porque la encontré en un foro de Garmin en inglés):

Lo primero que hay que hacer es pasar manualmente de la versión 2.7 a la versión 2.8. Para ello hay que seguir estos pasos:

  • Descargar este fichero
  • Conectar el reloj a tu ordenador con el cable USB que trajo de fábrica
  • En el ordenador verás el reloj como si fuese un dispositivo de almacenamiento
  • Entra en ese dispositivo, entra en la carpeta “Garmin” y copia ahí el fichero que acabas de descargar
  • Una vez copiado el fichero, extrae el dispositivo como cuando extraes un disco duro USB o un pendrive
  • Después de unos segundos, en la pantalla del reloj te saldrá un mensaje diciendo que hay una actualización disponible, y te preguntará si quieres instalarla. Selecciona la opción de instalarla ahora.
  • Verás una barra de avance de la instalación. En pocos segundos la tendrás instalada
  • El reloj se reiniciará

Ahora ya tienes la versión 2.8 del firmware instalada. A partir de aquí ya puedes actualizar a la última versión disponible en cada momento con la app del móvil (conectados el móvil y el reloj mediante bluetooth) o con Garmin Express en el ordenador. De nuevo, te saldrá un mensaje en el móvil diciendo que hay otra versión disponible, le ordenarás que la instale, lo hará, el reloj se reiniciará y ya lo tendrás a la última.

Hacer esto ha arreglado el problema del idioma en mi reloj (que todavía no sé qué lo causó). Si has tenido este mismo problema, o simplemente querías actualizar tu Garmin Forerunner 35 a la última versión de software y no lo habías conseguido, espero que esto te haya ayudado.

 


Compartir es gratis...Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on Facebook
Facebook
8Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Next Page